Diario Vasco

Gipuzkoa registra tres abandonos en las últimas décadas, con dos muertos

Ni policías ni médicos forenses con una amplia trayectoria profesional tienen registrado un caso de abandono de un bebé dentro de un contenedor en Gipuzkoa. No obstante, el territorio ha sido escenario de, al menos, tres casos en décadas recientes en los que unos padres se desentendieron de sus hijos que acababan de nacer. Dos resultaron muertos.

El más reciente de todos ellos tuvo lugar en enero de 2012. Una mujer de nacionalidad hondureña dio a luz a un bebé el día 25, en el Hospital Donostia. Cinco jornadas después del alumbramiento, madre e hijo fueron dados de alta y, al poco de salir del centro sanitario, la progenitora introdujo al recién nacido en una bolsa con ropa suficiente y con buen estado de salud.

Sobre las seis y media de la tarde, la madre lo dejó abandonado entre los bancos la iglesia de los Carmelitas, en la calle Pedro Egaña de San Sebastián. Según informó en aquel momento el Departamento vasco de Seguridad, la mujer admitió haber abandonado al bebé porque carecía de recursos económicos suficientes para atender sus necesidades. El niño fue encontrado por un indigente en el interior de la citada iglesia y se lo entregó al personal de seguridad de la estación de ferrocarril próxima, desde donde se alertó a la Ertzaintza.

Por estos hechos, la madre fue acusada de un delito de abandono de un menor y la Fiscalía pidió para ella una condena de un año y seis meses de prisión. La sentencia se dictó de conformidad.

En febrero de 1993 fue hallado el cuerpo sin vida de otra recién nacida en la capital guipuzcoana. El cadáver fue descubierto el día 1, en una zona de zarzas y matorrales situada en la trasera de la calle Azkune. La niña se encontraba perfecta mente formada y presentaba una pequeña herida en la cabeza. La autopsia que entonces se le practicó reveló que había nacido con vida. El hecho generó gran indignación entre los vecinos que exigieron un castigo ejemplar para la persona que tomó la determinación de abandonarlo.

Otro caso muy cerca

Varios años antes de este hallazgo, a unos trescientos metros de distancia de la misma calle Azkuene, en un paso subterráneo, en la zona conocida como Escalerillas, apareció el cuerpo sin vida de otra recién nacida. La víctima permanecía dentro de una bolsa de plástico, envuelta en una toalla.

En España, este año se llevan contabilizados tres casos de abandono de bebés en contenedores. En mayo, la Guardia Civil investigó la aparición del cadáver de una niña recién nacida dentro de una bolsa arrojada a un contenedor de basura en el casco urbano de Callosa d'en Sarrià, un municipio de la Comunidad Valenciana situado en el norte de la provincia de Alicante.

En julio, un hombre y una mujer, hermanos entre sí y que rebuscaban en las basuras del centro de Valencia encontraron en otro contenedor de recogida de cartón, un bebé de pocas horas de vida. Tres agentes de la Policía rescataron al niño y lo trasladaron al hospital.

El pasado octubre, una madre fue arrestada por su presunta implicación en la muerte de su hijo. El cuerpo había sido halla en el interior de un contenedor en Pilar de la Horadada, también en Alicante. La progenitora, de origen rumano, vivía a pocos metros del lugar donde el neonato fue encontrado o sin vida.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate