Diario Vasco

«Las chicas jóvenes tienen que huir del amor 'Disney'»

Pepa Bojó y Mariángeles Álvarez, responsables del área de Igualdad y Género del Colegio Oficial de Psicología de Gipuzkoa.
Pepa Bojó y Mariángeles Álvarez, responsables del área de Igualdad y Género del Colegio Oficial de Psicología de Gipuzkoa. / MICHELENA
  • «Estamos en un momento delicado, en el que se está dando un repunte del machismo», advierten las psicólogas

En lo que va de año 39 mujeres han fallecido víctimas de la violencia de género en España. Una cifra que, a falta de poco más de un mes para que finalice el 2016, se prevé inferior a la del año anterior, donde se contabilizaron un total de 60 muertes. Sin embargo, el problema parece lejos de desaparecer, y el machismo sigue imperando en muchos ámbitos de la sociedad. Este viernes y sábado Donostia acogerá las VIII Jornadas Estatales de Psicología contra la Violencia de Género, que pondrán el foco de atención en el modelo de igualdad y la cultura del buen trato como fórmula para erradicar la violencia machista.

Mariángeles Álvarez y Pepa Bojó son las responsables del área de Igualdad y Género del Colegio de Psicología de Gipuzkoa, cuyo objetivo es fomentar un ejercicio profesional de calidad que promueva y se implique con la igualdad. «Nuestra sociedad es machista, jerárquica y desigual, repleta de estereotipos y de etiquetas. Cambiar eso es muy difícil», asegura Bojó. Para ambas es fundamental que cada mujer haga una reflexión acerca de su relación de pareja. «El modelo romántico y patriarcal está muy implantado. Todas las mujeres deberían realizar una revisión del tipo de relación que mantienen», apunta Álvarez.

En el caso de las víctimas de violencia de género resulta muy complicado que sepan volver a crear un modelo de relación sana. «Cuando sufren malos tratos se responsabilizan de ellos. Llegan a decir frases como 'es que yo le provocaba'. Cuando todo eso acaba, les resulta muy difícil saber lo que es un vínculo sano», asegura Bojó.

Un aspecto que afecta irremediablemente a los menores que directa o indirectamente han sido víctimas de maltrato. «Si un niño ha vivido situaciones de violencia en casa, no tiene por qué convertirse en un maltratador. Pero es un modelo que conoce, y si no tiene otros referentes seguros, no sabrá lo que es el buen trato», comenta Álvarez.

La cultura del buen trato

Aunque parezca sencillo, las expertas aseguran que el conjunto social no tiene claro cuál es el modelo a seguir. Bojó lo describe de esta manera: «se trata de desarrollar una autoestima sana, ser capaz de decir no, cuidar y dejarse cuidar, tener un espacio propio, cambiar las creencias, hablarse mejor... un número de competencias que nos lleven hacia la igualdad».

La educación es, sin duda, una de las armas más potentes para atacar una problemática que se asoma cada vez en edades más tempranas. «La creencia en el amor romántico, de 'Disney', es un problema para las chicas jóvenes. Se está empezando a trabajar en los colegios roles de pareja igualitarios. Que sepan que no tienen que sentirse ni juzgadas, ni controladas». Pequeños gestos como entregar la cuenta de un restaurante al hombre y no a la mujer son muestra de esos estereotipos que aseguran frenan la igualdad de sexos. «En los anuncios, en los programas de televisión, siempre es el hombre el que domina. Las famosas 'Sombras de Grey', que lo venden como algo progresista y moderno, no muestran más que una mujer esclavizada para complacer al hombre», señala Álvarez.

Ambas consideran que el camino hacia una sociedad igualitaria es la única vía para eliminar la violencia machista. «Sin desigualdad la violencia será residual», apunta Bojó. Una igualdad que consideran se encuentra en un momento de 'stand by'. «Existe un repunte del machismo a causa de las ideologías ultraderechistas que están resurgiendo. Es un momento delicado».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate