Diario Vasco

El sueldo en las residencias públicas es un 36% mayor que en las privadas

  • La brecha salarial entre el personal propio de los centros, más acusada en Álava y Bizkaia, se ha reducido en Gipuzkoa desde 2002, cuando llegó a ser del 50%

Con el reto pendiente de hacer frente al envejecimiento, y a la mayor demanda de recursos y servicios asociados a la edad, el sector de las residencias de mayores en Gipuzkoa se asoma esta vez a un desafío que ya conoce de antemano: la negociación del nuevo convenio para el sector en 2017. La situación laboral de los trabajadores, un tema de relieve en cualquier sector, adquiere un plus de sensibilidad cuando hablamos de las personas que cuidan a más de 5.000 personas mayores en el territorio.

El retrato realizado por el Centro de Documentación y Estudios SIIS, en un informe encargado por la Diputación de Gipuzkoa, muestra el creciente peso laboral de este sector, que ocupa a cerca de 4.000 personas, de las cuales casi el 90% eran mujeres, según los datos recogidos que se remontan a 2013, los últimos disponibles. Desde 2007, el personal ocupado en residencias ha aumentado en un 31%, mientras que la ocupación total en el conjunto del mercado de trabajo guipuzcoano ha descendido en un 8%. También su retribución ha ganado con el paso del tiempo. De acuerdo a la Encuesta de Servicios Sociales del Gobierno Vasco, desde el inicio de la crisis, la remuneración media del personal ocupado en el sector residencial ha experimentado un incremento del 10%, alcanzando los 33.729 euros anuales en 2014. En la actualidad, esta cifra se sitúa casi un 5% por debajo de la retribución media en la Comunidad Autónoma Vasca, aunque ligeramente por encima de la retribución media en el sector servicios, según recoge el informe.

Incremento también dispar

El estudio focaliza en las diferencias retributivas del personal propio de las redes pública y privada y constata que «uno de los rasgos más llamativos es la brecha salarial existente», más acusada en Araba y Bizkaia, y que en Gipuzkoa se ha reducido en los diez años analizados, si bien sigue siendo notable. Así, la retribución media anual del personal de los centros públicos en el territorio en 2014 era de 42.580 euros, frente a los 31.220 de la red privada, lo que supone un 36% más. La media del sector se situó en 33.729 euros. Los autores del estudio interpretan los datos con la debida cautela ya que, se trata de medias, y por lo tanto pueden esconder una amplia casuística.

Las distancias salariales entre las dos redes se han recortado desde 2002, cuando llegaron a ser del 50% en Gipuzkoa. La razón, apunta el análisis del SIIS, es que la retribución media del sector privado ha aumentado más que la registrada en los centros de titularidad pública. El incremento ha sido del 4,6% en el primer caso, y de apenas el 1% en el segundo, lo que se atribuye a las medidas de contención del déficit público adoptadas por las administraciones públicas.

Si la foto se acota a fechas recientes del periodo analizado, en los tres territorios se observa que se han producido «descensos notables» en la retribución media correspondiente a los centros de titularidad pública. En los últimos seis años, en Gipuzkoa los salarios en la red pública se han reducido un 2%, y en torno a un 1% en Araba y Bizkaia.

El gasto se duplica

La mejora de las condiciones laborales en el sector explican el 60% del incremento del gasto en residencias en esos diez años. En la década analizada en el informe se observa que el gasto corriente en centros residenciales de 15 y más plazas se ha duplicado al pasar de los 63,9 a 164,8 millones de euros, lo que supone un incremento del 96%. Esto quiere decir que, sin tener en cuenta la inflación, el gasto destinado a las residencias ha crecido cada año casi en un 10% durante los últimos doce años. El ritmo de crecimiento interanual de Gipuzkoa (9%) ha sido similar al correspondiente a Bizkaia (9,1%), mientras que el ritmo del gasto residencial en Araba se ha situado en torno a un 5,7%.

El informe mira más allá y se detiene en las razones de los incrementos. Mientras en Bizkaia el aumento del gasto se debe sobre todo a la creación de nuevas plazas, en Gipuzkoa se corresponde con el crecimiento del coste por plaza (debido a la mejora de las condiciones del personal contratado) y, en segundo lugar, de la creación de nuevas plazas. Aunque las plazas de responsabilidad foral han crecido paulatinamente -302 plazas entre 2008 y 2015-, la cobertura se ha reducido en un 8% este período, pues ha crecido a un menor ritmo que las necesidades de la población mayor.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate