Diario Vasco
Los trabajos en el tramo Hernani-Astigarraga, que estuvo parado un año, se han retomado.
Los trabajos en el tramo Hernani-Astigarraga, que estuvo parado un año, se han retomado. / MIKEL FRAILE

La 'Y' vasca, pendiente del nudo de Bergara

  • Para fin de año estarán terminados 42,6 de los 59 kilómetros entre Bergara y Astigarraga

  • El Gobierno Vasco reclama al nuevo ministro de Fomento que «acometa de inmediato los trabajos pendientes»

La obra civil del trazado del tren de alta velocidad en Gipuzkoa, entre Bergara y Astigarraga, está ya terminada al 80% y, para finales de 2018, estará acabado el 20% restante. Después, solo quedarían la colocación de las vías y la catenaria. Entre Astigarraga e Irun, los trabajos para adaptar la vía con un tercer carril para que por ahí circule el TAV arrancan en semanas y terminarán a finales de 2018. En el recorrido entre Arrasate y Vitoria, la obra civil de todo el trazado está ya concluida, salvo un tramo, que en breve estará listo.

Este relato casi idílico de obras avanzadas podría terminar con un final ideal y un horizonte claro de puesta en servicio de la 'Y' vasca si no fuera porque hay un punto en el trazado que ha sido pasado por alto deliberadamente en este relato y que concentra buena parte de los quebraderos de cabeza: el nudo de Bergara. La obra de este nexo, en el que confluyen los ramales de los tres territorios y que necesita casi cuatro años de ejecución, no ha comenzado, después de que se rescindiera el contrato a las empresas adjudicatarias. De hecho, ni se ha licitado el nuevo contrato.

Entre medio, la interinidad del Gobierno central no ha ayudado a que se reactive el proyecto. Ahora, con el nuevo ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ya en el cargo, el Ejecutivo vasco espera que el nuevo titular de Fomento «acometa de inmediato los trabajos pendientes». Según señalaron a DV fuentes del gabinete vasco en funciones, del nuevo ministro esperan «un talante abierto, práctico y colaborativo para agilizar los trabajos pendientes» y le recuerdan que el corredor Madrid-Vitoria-París es considerado prioritario por la Comisión Europea». De momento, el mensaje oficial desde Fomento es el 2019 como fecha de puesta en servicio de la 'Y' vasca. Pero todo indica que habrá que esperar a 2020-2021.

Trece tramos acabados

Mientras tanto, los trabajos en el trazado guipuzcoano que gestiona el Gobierno Vasco a través de ETS -adelanta el dinero y luego lo recupera del Estado vía Cupo- avanzan y parece que dejan atrás los parones de los que ha sido objeto en el último año. De hecho, el 80% de la obra civil del trazado entre Bergara y Astigarraga estará terminada a fin de año. Ya se han finalizado once tramos -cinco este mismo año- y para fin de año estarán otros dos más, con lo que habrá trece tramos completados, lo que supone 42,6 de los 59 kilómetros entre Bergara y Astigarraga. En concreto, este año se ha culminado la obra civil en Bergara-Bergara, Bergara-Antzuola, Ezkio- Ezkio, Tolosa y Andoain-Urnieta, y para fin de año se finaliza el Antzuola- Ezkio-Este y el Urnieta-Hernani, según los datos del último informe trimestral de la 'Y' vasca en Gipuzkoa.

Los otros cuatro tramos pendientes, salvo en un caso, avanzan a buen ritmo después de que se hayan retomado las obras tras distintas paralizaciones totales y temporales. Así, ya han vuelto a arrancar los trabajos en el Hernani-Astigarraga, que estuvo paralizado más de un año por un modificado de proyecto constructivo cuya autorización no acababa de llegar. En teoría, la obra civil de este tramo, cuyo avance es del 21%, se terminará a finales de 2018, si no hay nuevos contratiempos. También se trabaja en el Antzuola-Ezkio Oeste, que sufrió una suspensión temporal total, y en el Hernialde-Zizurkil, si bien este tramo sigue sufriendo una suspensión temporal parcial por un modificado de proyecto que tiene que aprobar Adif. Ambos segmentos estarían terminados el año que viene. Para el 2018 se acabará la obra civil del Zizurkil-Andoain, que ahora avanza al 55% de su construcción.

Así pues, se espera que en 24 meses esté concluida la obra que ETS tiene encomendada, entre Bergara y Astigarraga. Quedarían pendientes, eso sí, los trabajos de superestructura (colocación de vías, electrificación, señalización...), de la que, en principio, se ocupará Adif.

Pendientes del nudo

En el trazado que gestiona Adif el panorama es bien diferente. En la actualidad, ya se encuentran terminados nueve tramos -dos este mismo año- que suponen 36,4 kilómetros, según señalan fuentes del administrador de infraestructuras ferroviarias del Estado. En concreto, está acabada la obra civil del Legutiano-Eskoriatza I (5 Km), Amorebieta/Etxano-Lemoa (3,4 Km), Arrazua-Ubarrundia-Legutiano I (2,5 Km), Arrazua-Ubarrundia-Legutiano II (5 Km), Abadiño-Durango (3,5 Km), Mondragón-Elorrio (4,4 Km), Eskoriatza-Aramaio (5,6 Km), Aramaio-Mondragón (3,4 Km) y Galdakao-Basauri (3,6 Km). En el trazado entre Arrasate y Vitoria solo queda en obras el Legutiano-Eskoriatza, tramo II. En Bizkaia, hay tres tramos en obras.

Y aquí empiezan los problemas en los ocho segmentos restantes. Cinco de ellos corresponden al nudo de Bergara, donde confluyen los tres ramales de la 'Y' vasca, que todavía no han comenzado a construirse. Tras ganar los concursos públicos correspondientes con ofertas económicas extremadamente bajas -hasta un 50% menos del coste estimado por el Gobierno central-, las empresas reclamaron modificados en los proyectos con un incremento presupuestario que hiciera viables las labores. El modificado no llegó y el Gobierno decidió en junio rescindir los contratos, redactar un nuevo proyecto y volver a licitarlo.

Pero la licitación no acaba de anunciarse y el tiempo avanza alargando la fecha de fin de obra. Los anteriores contratos tenían un plazo de ejecución de 48 meses. En el nuevo está previsto que se utilice una gran tuneladora para agilizar los trabajos, pero ya nadie ve factible que la 'Y' vasca entre en servicio en 2019, como se han ocupado de repetir los anteriores ministros de Fomento, Rafael Catalá y Ana Pastor. También está sin empezar la obra del Atxondo-Abadiño. En este caso, según Adif, el retraso se debe a los problemas arrastrados con la firma de actas de expropiaciones.

Estaciones y accesos

Una vez terminada la obra civil, restan también los trabajos de superestructura. De momento, según recordó en sede parlamentaria el diputado popular Leopoldo Barreda, se ha adjudicado la obra de la base de montaje y la redacción de proyectos de superestructura.

Además, también están pendientes los accesos a las tres capitales y la construcción de las estaciones. En el caso de Gipuzkoa, es donde menos dudas hay y en semanas comenzará la obra de la adaptación de la vía entre Astigarraga e Irun con un tercer carril para que los convoyes del TAV puedan circular por allí. A largo plazo, está prevista la construcción de una nueva plataforma de alta velocidad entre Astigarraga y la frontera, que conecte con el trazado que se construya en Francia. Asimismo, el Gobierno Vasco ya ha planteado a Fomento un diseño de estación y aspira a que se le encomiende la construcción.

En los caso de Bilbao y Vitoria, el Gobierno Vasco, que quiere también hacerse cargo de las obras, pretende que el acceso sea soterrado.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate