Diario Vasco

Pero, ¿qué pasa cuando llegan los niños?

Un 40% de las mujeres que ingresan en los recursos de emergencia acude con menores que, por seguridad, deben dejar el colegio. Sobre todo si su centro escolar está lejos del lugar. Las mujeres escapan de su casa y acuden, a través de los servicios sociales de su municipio, al centro de acogida inmediata o de corta estancia que regenta la Diputación de Gipuzkoa. A veces acuden solas, pero en el 40% de los casos llevan con ellas a menores de 18 años que están a su cargo. ¿Cómo llegan los chavales a su destino?

Los responsables de estos recursos asistenciales de titularidad foral explican que depende en gran medida de la edad, pero que en general están muy asustados. Algunos se acercan a los juguetes, otros se abrazan a sus peluches. Recuerdan con especial cariño a Rubén, un pequeño de seis años que, durante su estancia, cada día, se acercaba a él para darle abrazos y decirle eso de «menos mal que aquí hay otro hombre».

La intervención inmediata es para estancias cortas en las que puede haber riesgo para la madre y para los niños y es probable que los chavales no asistan al colegio. En los pisos autónomos también conviven las madres y sus hijos menores de 18 años. A veces también se autoriza a que hijos que superan esta edad puedan ir con su madre y tampoco falta algún caso en el que algún chaval opta por seguir en el domicilio familiar porque el padre nunca ha llegado a tocarle.

Arantxa Arrizabalaga, responsable municipal en San Sebastián, explica que puede darse también el caso de que la mujer que llega a uno de los pisos con los que el Ayuntamiento cuenta para estos casos, tenga a un mayor a su cargo. Pero lo habitual es que acudan con sus hijos. «Llegan muy dañados por su exposición a la violencia. A menudo el varón no se ceba con ellos, pero sí es frecuente que hayan presenciado agresiones directas o que se hayan llegado a interponer entre sus padres». Los primeros días no irán a la ikastola. La vuelta a la vida normal deberá ser evaluada por especialistas. Todos necesitarán apoyo psicológico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate