Diario Vasco
Alejandro Chaoul, ayer, recién aterrizado en Donostia.
Alejandro Chaoul, ayer, recién aterrizado en Donostia. / MIKEL FRAILE

Alejandro Chaoul: «Los enfermos de cáncer nos pedían algo más que terapia oncológica»

  • El director educativo en medicina integrativa del Anderson Cancer Center ha volado desde Houston a Donostia para participar, este fin de semana, en las primeras jornadas de oncología integrativa

Al año reciben 90.000 pacientes nuevos, cuenta con unos 22.000 trabajadores y un día cualquiera por sus recintos pueden pasar 150.000 personas. El MD Anderson Cancer Center de Houston es una especie de ciudad y referente en el tratamiento de enfermedades oncológicas. Alejandro Chaoul es uno de los responsables del programa de medicina integrativa, por el cual enfermos oncológicos, además de quimioterapia o radioterapia, pueden recibir sesiones de acupuntura, acudir a clases de yoga tibetano o de meditación. El argentino participa mañana y el domingo en la primera jornada de oncología integrativa organizada por la Asociación de Salud y Medicina Integrativa (AsyMi). Será en el Eureka Zientzia Museoa de Miramón, donde las inscripciones estarán abiertas desde las nueve de la mañana.

- Usted trabaja en un hospital, ¿es médico?

- No, soy doctor (PhD) en religiones tibetanas. Estaba estudiando en la Universidad de Rice, en Houston, cuando a mi padre le detectaron un cáncer de próstata. Le acompañé al MD Anderson Cancer Center, donde vi que empezaban con el proyecto 'place of wellness', lugar de bienestar. Les pregunté a mis maestros si les parecía que yo podría colaborar y empecé como voluntario a ofrecer meditación tibetana a pacientes y a sus cuidadores.

- ¿Continúa dando clases?

- Dirijo la vertiente educativa del programa de medicina integrativa, y también trabajo con el director general en la parte de investigación. Con el director médico trabajo en el área clínica y sigo dando meditación, aplicando lo que aprendemos en la investigación.

- ¿Quién impulsó este programa de medicina integrativa?

- Vino de abajo, de la gente, del propio paciente que demandaba que no solo le dieran tratamiento oncológico, que son muy buenos en el MD Anderson. Querían algo más. Faltaba el marco psicosocial, ese moverse de la biomedicina a lo biopsicosocial. Nuestro modelo contempla la parte física, de cuerpo-mente y la social. Creemos que la intersección de los tres favorece la salud óptima, hay un sinfín de cosas que enriquecen la calidad de vida del paciente.

- ¿Qué tipo de terapias ofrecen?

- Por un lado, tenemos cursos gratuitos abiertos no solo a enfermos, sino a todos los 'tocados' por cáncer, que van de meditación a yoga, hasta grupos de apoyo, cocina, arte, masaje y ejercicio. Y en la parte clínica contamos con consulta integrativa, con expertos que se ocupan de la parte física, acupunturistas, masaje oncológico, psicólogos, nutricionistas, musicoterapeutas y meditación.

- ¿Cómo les ven el resto de los profesionales sanitarios?

- Hay de todo. Hay gente que lo mira con mucha reticencia, y por eso la investigación es tan importante. Viendo estudios que constatan mejorías, sobre todo en la parte sintomática y calidad de vida de los pacientes, los doctores piensan: 'si ayuda a mis pacientes, ¿por qué no?'

- ¿Y qué concluyen sus estudios?

- En mi área, meditación, uno de los aspectos principales es el de la relajación, apaciguar el estrés. Hemos investigado el caso de mujeres con cáncer de mama que tras recibir quimioterapia tenían 'chemo brain' o 'quimio cerebro', y cómo influyen los sonidos tibetanos, que al escucharlos involucran distintas partes de la mente. Hemos visto que mejoran su memoria y la función de velocidad cognitiva, por eso ahora ofrecemos una clase específica en esto. A través del movimiento de yoga tibetano se mejora el dormir, y no solo la calidad del sueño, sino la duración, el tiempo que pasa entre que te acuestas y realmente te duermes y cómo se reduce el consumo de fármacos para dormir. Y esto es un tema que permea no solo en pacientes de cáncer, sino que es beneficioso para todos. Otro de los estudios bastante exitoso es el de los pacientes con cáncer de cuello que reciben radiación y se queman las glándulas salivares, la llamada 'garganta seca'.

- ¿Y qué han logrado?

- A través de la acupuntura, pueden volver a tener saliva y tragar con más facilidad. Si bien uno no se muere por eso, es un síntoma muy incómodo. Con masaje y acupuntura también ayudamos con la falta de sensación periférica en los dedos provocada por la quimioterapia.

- ¿Qué es lo que motiva que médicos reticentes empiecen a apoyar la medicina integrativa?

- Un motivo es la investigación, porque leen los estudios que hacemos. Pero más incidencia tiene aún que su paciente les diga 'doctor, no sabe qué bien me está viniendo la acupuntura o la meditación, ahora puedo comer bien tras la quimioterapia o duermo mucho mejor'. Y tercero, cuando lo experimentan ellos. Tengo un amigo cirujano que estaba a punto de operar pero estaba casi chillando porque le dolía el hombro. Otro doctor, que es acupuntor, se ofreció a ponerle agujas. De entrada dijo no, pero se las puso. A los diez minutos estaba perfecto operando y ahora es el que más nos refiere a acupuntura. No hizo falta ningún estudio randomizado. El que ahora es mi jefe siempre apoyó la meditación, pero una vez me tocó dar una charla general e hice una pequeña práctica. Cuando acabó me dijo: 'lo apoyo, pero ahora lo siento'. Cuando uno lo vive en primera persona, es distinto. Incluso nos ha pasado que médicos antes reticentes nos vienen preguntando '¿tenéis algo para nosotros?', porque tenemos un grupo de salud para facultativos.

- ¿Qué porcentaje del total de enfermos con cáncer recibe este tipo de terapia?

- No damos abasto. Hay mucha más demanda de la que podemos absorber. Y eso que todavía no nos promocionamos en algunos lugares.

- ¿Se podría aplicar este modelo en otros sistemas sanitarios?

- Sí, pero hay un problema: hay que ver cómo se financia. Nosotros tenemos una parte subvencionada por el hospital, y otras terapias son abonadas por los pacientes porque no los cubre el seguro médico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate