Diario Vasco

Piden doce años para un acusado de violar a su expareja y madre de dos hijos

  • El procesado convivía con la víctima pese a que una sentencia judicial le impedía aproximarse a ella, según el escrito de la Fiscalía guipuzcoana

La Fiscalía de Gipuzkoa pide penas que suman doce años de cárcel para un hombre acusado de violar a su excompañera sentimental y madre de sus dos hijos, con la que convivía a pesar de que una sentencia judicial le impedía aproximarse o comunicarse con ella durante cuatro años.

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Efe, los hechos se remontan a febrero de 2013, cuando el procesado, que había convivido con la mujer durante siete años en los que la pareja tuvo dos hijos, regresó al domicilio familiar, a pesar de la citada prohibición judicial que pesaba sobre él.

Transcurridos unos meses, el 9 de junio de 2013 el procesado y la mujer mantuvieron una discusión en el domicilio compartido por la familia durante la que el hombre «se tornó agresivo» y, «con ánimo de menoscabar la integridad física» de la perjudicada, presuntamente «le propinó un bofetón» y le exigió que abandonara la vivienda en el plazo de 48 horas. Seguidamente, la mujer acudió a su habitación para recoger sus cosas pero, cuando se encontraba sentada en la cama, el inculpado se abalanzó sobre ella, le retorció el brazo y la tumbó boca abajo, tras lo que le apretó la cabeza contra el colchón, «impidiéndole cualquier posibilidad de defensa», y presuntamente la violó.

Tras la agresión sexual, el procesado advirtió a la perjudicada de que no iba a olvidarse de eso «en toda su vida», al tiempo que le decía que ya podía marcharse porque nadie iba a creerla. Transcurridos varios días de que ocurriera la violación, el hombre insultó en distintas ocasiones a la afectada cuando acudía a recoger a sus hijos al colegio, la escupió cuando estaba con ellos en un parque infantil, y la volvió a insultar mientras paseaba con una amiga por la calle, así como en el interior de un supermercado.

Indemnización

La Fiscalía guipuzcoana considera que estos hechos son constitutivos de un delito de agresión sexual con la agravante de parentesco, de un delito de quebrantamiento de condena y de una falta continuada de vejaciones injustas, por los que demanda que se condene al hombre penas que suman 12 años de reclusión y ocho días de localización permanente.

Asimismo pide que se imponga al acusado la prohibición de comunicarse con su víctima y de aproximarse a ella durante quince años, y que además la indemnice con 6.000 euros por el daño moral sufrido más los correspondientes intereses legales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate