Diario Vasco

Sanmilixanak, escaparate para los artesanos

fotogalería

Variedad de productos, una vez más, en los diferentes puestos. / JOXEBI

  • La XXIV edición de la feria de artesanía reunió a una quincena de elaboradores

  • Centenares de personas acudieron a esta cita anual con los maestros artesanos que muestran en público su trabajo

El día amaneció nublado y aunque durante toda la mañana estuvo lloviendo, no lo hizo con mucha intensidad y centenares de personas acudieron a la feria de artesanía Sanmilixanak que se celebraba en Leintz Gatzaga. Una iniciativa que trata de incentivar, desde que se puso en marcha, el trabajo artesano, el menos industrial, el del que realiza pieza a pieza a mano, con esa exclusividad inimitable que da cada obra.

La feria de artesanos Sanmilixanak alcanzaba este año su 24 edición, y cada año son más las personas que se acercan a disfrutar con todas las actividades que el Ayuntamiento de Leintz Gatzaga organiza para este día.

Desde las diez de la mañana los quince puestos que ocupaban el frontón municipal gatzagarra ya estaban abiertos para que los artesanos, provenientes de todos los rincones de Euskal Herria, pudieran ofrecer sus propuestas artísticas.

Los artesanos, como siempre, mostraban cómo realizan sus trabajos y vendían los que traían ya acabados. Ayer en los diferentes puestos se podían ver juguetes de madera, tallas, un telar manual, cerámica, cuero, jabones, bisutería en plata y otra con flores secas, lámparas hechas con cascaras de calabaza, cestería, ilustraciones, camisetas y acuarelas.

En el interior del frontón también se dieron cita las representantes de la asociación de mujeres Sorgiñak para preparar, como cada año, sus sabrosos talos.

Y entre las actividades previstas, se volvió a repetir una que gusta mucho a los más pequeños. Se trataba del taller de cerámica que se realizó en el interior del frontón. Una trikitixa de Arrasate animó durante toda la mañana tanto las calles del municipio como el propio frontón.

Otros puestos

En la tejabana exterior del frontón se habían instalado tres puestos que completaban la feria. No eran de artesanos, pero se suman a las actividades organizadas. Uno era de la ong Anelkar, de Antzuola, que ofrecía productos de comercio justo. En otro, se enseñó como se elaboran las buzkantzas, que posteriormente se pudieron degustar como pintxos. En ese mismo puesto se ofrecía también carne guisada de oveja. En total hubo 15 kilos de buzkantza y 20 de oveja para los que se apuntaron a degustarla. El tercer puesto fue el de la asociación de ciclistas Dorletako Ama, que expuso fotos y camisetas de la historia del ciclismo relacionado con la comarca de Debagoiena. Y ayer se pudo ver material del antiguo equipo Fagor.

Visita al museo de la sal

Desde el primer año que se puso en marcha la feria Sanmilixanak una de las actividades que va unida a la misma es la visita obligada al museo de la sal. «Aún no lo conocía y es impresionante. A veces conocemos mucho lo de fuera y no sabemos apreciar lo que tenemos cerca», comentaba ayer un vecino de la comarca que se acercó por primera vez al museo. Comentarios elogiosos sobre el museo que corroboraban numerosas personas que llegaron a la feria desde otros lugares de Euskal Herria.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate