Diario Vasco

Retiran la acusación de maltrato a un detenido a cuatro ertzainas

  • Reclaman pena de cárcel para el arrestado, por un delito de atentado con armas, ya que esgrimió un cuchillo contra los agentes en Donostia

La Fiscalía retiró ayer la acusación contra cuatro ertzainas a los que imputaba una falta de lesiones por haber maltratado a un detenido, cuya desmesurada resistencia a ser arrestado les obligó a hacer uso de una violencia «proporcionada» a la situación para conseguir reducirlo.

En la tercera y última sesión del juicio por estos hechos celebrada ayer en la Audiencia de Gipuzkoa, el fiscal mantuvo la petición de tres años y diez meses de reclusión para el detenido, al que imputa un delito de atentado con armas en concurso ideal con dos faltas de lesiones y la agravante de reincidencia, ya que esgrimió un cuchillo contra los policías, dos de los cuales resultaron además lesionados por las piedras que les arrojó.

Una petición que la abogada de los agentes elevó hasta los cuatro años de cárcel, mientras que la defensora del imputado pidió la absolución de su cliente, al tiempo que reclamó que se condene a un año y ocho meses a tres de los ertzainas y a dos años y dos meses al cuarto, según recoge Efe.

Los hechos enjuiciados se produjeron sobre las 2.58 horas del 8 de agosto de 2012, cuando una dotación de la Ertzaintza vio al acusado mientras accedía junto a otras dos personas a un caserío abandonado de San Sebastián.

Tras ser identificado, el inculpado comenzó a insultar a los policías que iniciaron una persecución durante la que presuntamente el procesado esgrimió un cuchillo y les lanzó piedras, hasta llegar al aparcamiento de un club próximo donde uno de los policías le encañonó con su arma reglamentaria mientras era reducido por los otros funcionarios quienes, ante la resistencia del inculpado, tuvieron que lanzarse sobre el hombre, que cayó violentamente contra el suelo.

Durante su informe final ante el tribunal, el Fiscal consideró ayer que en el juicio ha quedado probado que el hombre esgrimió el cuchillo contra los policías y que les arrojó piedras, además de haber mordido a uno de ellos. Explicó además que la declaración del acusado en la vista oral, según la cual habría recibido una patada en la boca por parte de uno de los ertzainas tras haber sido esposado, y posteriormente golpeado por el resto en un callejón, no coincide con la versión de los hechos que ofreció en sus anteriores declaraciones en fase de instrucción.

Por el contrario, consideró más factible que las lesiones sufridas por este hombre fueran debidas a la persecución que tuvo lugar por lugares «abruptos». Por su parte, la defensa de los agentes insistió en que en el procedimiento no existe ni una sola prueba de que los ertzainas se «extralimitaran» en sus funciones.

La abogada del acusado sostuvo que su cliente no atentó contra los policías, porque su intención no era enfrentarse a ellos sino huir de lo que parecía una «caza».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate