Diario Vasco

El último basurero público de Gipuzkoa se colmatará a finales de este año

  • El acuerdo con Tudela precipita el cierre de la planta de Lapatx, que espera dejar de recibir basura en mes y medio

La apertura de nuevas alternativas donde verter la basura del territorio libera presión al único vertedero disponible en Gipuzkoa desde enero del año pasado, cuando dejó de operar la planta de Sasieta (Beasain). El basurero de Lapatx (Azpeitia) tiene hoy los días más contados que ayer. Gipuzkoako Hondakinen Kontsor-tzioa se puede permitir a partir de ahora que el último vertedero público del territorio se colmate con tres alternativas disponibles a corto plazo.

Los responsables del basurero de Lapatx ya advirtieron durante la última semana de septiembre, fecha en la que se anunció la adjudicación del tratamiento de la fracción resto al vertedero Lurpe de Mutiloa, «un notable incremento del ritmo de camiones que llegan a la planta». El presidente de la Mancomunidad de Urola Medio, Aitor Bereziartua (EH Bildu), señaló que, «de un ritmo como para recibir 3.000 toneladas al mes, se ha pasado a otro con el que acumularíamos unas 8.000 toneladas».

Ayer constató que «ese ritmo se ha mantenido durante el último mes», a lo que añadió que «si todo sigue así, la colmatación definitiva podría llegar a final de año». Según Bereziartua, «desde GHK no nos han confirmado qué cantidades van a enviar a Azpeitia y a qué ritmo», aunque en la mancomunidad se da por hecho que la existencia de dos nuevos destinos para la basura acelerará el deseado cierre de Lapatx.

Bereziartua no oculta que ese momento se acogerá «con satisfacción» en la mancomunidad aunque matiza que «no nos alegramos de que la desgracia pase a otro lugar», por respeto a los vecinos de la Ribera de Navarra.

Lo que más valora el presidente de Urola Medio es «que vamos a poder dar cumplimiento a la decisión adoptada en febrero por la asamblea de la mancomunidad de terminar de llenar el vertedero y cerrarlo cuando no absorbiera más basura». Ese momento podría no alargarse más allá de 2016, aunque dependerá de lo que se envíe a Cantabria.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate