Diario Vasco

Piden tres años para una pareja acusada de estafar 92.000 euros a una mujer

  • Los acusados fueron ganándose poco a poco la confianza de la mujer que, al comprobar que no le reintegraban los préstamos que supuestamente pensaban devolverle, denunció los hechos

La Fiscalía de Gipuzkoa pide tres años y cuatro meses de cárcel para una pareja a la que acusa de estafar 92.000 euros a una mujer a la que, tras entablar una relación de amistad, engañaron para que les entregara esta cantidad repartida en varios préstamos que supuestamente pensaban devolverle.

Según el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso EFE, los hechos sucedieron entre 2012 y 2014, años durante los que los acusados fueron ganándose poco a poco la confianza de la mujer que regentaba un negocio en el que los procesados efectuaban compras "por importes considerables de dinero".

Se daba la circunstancia además que los caseríos familiares de la víctima y de uno de los inculpados se encontraban "en localizaciones próximas" y que los parientes de ambos eran "sobradamente conocidos entre sí".

"Fruto de esta relación -añade el documento-, los inculpados supieron que el negocio que regentaba la perjudicada era una actividad próspera desde el punto de vista económico y que los beneficios que generaba" eran destinados por la víctima a "afrontar los gastos de la urbanización de una parcela de su propiedad".

De esta manera, el hombre imputado comenzó a acudir "asiduamente" a la tienda "vistiendo de manera elegante" para hacer compras importantes, durante las que se "vanagloriaba" ficticiamente de "la buena marcha" de su empresa.

Asimismo, este individuo se preciaba de "mantener importantes y lucrativas relaciones comerciales con empresas de consolidada implantación y, en general, de disfrutar de un elevado nivel de vida, propiciado también por los ingresos que percibía su pareja", quien "pretendidamente" tenía "un cargo de responsabilidad en una de las más importantes y significativas empresas de construcción" de Gipuzkoa.

El hombre hizo ver así a la afectada que gozaban de "una ficticia situación de desahogada capacidad económica, que incluía la supuesta propiedad de una segunda vivienda en Marbella", con lo que paulatinamente se ganó su confianza, al punto de salir con ella a una panadería cercana para tomar café.

En este mismo establecimiento solía dejar pagadas consumiciones a la mujer o se las acercaba hasta su propio local cuando la víctima estaba ocupada en el negocio e incluso, en ocasiones, la invitó a comer o cenar.

El escrito de la Fiscalía recalca que, "pese al artificioso despliegue de pretendida capacidad económica, lo cierto es que ambos acusados atravesaban una muy desfavorable situación financiera" y se encontraban "apremiados por las deudas".

Por este motivo, ambos "concibieron el ilícito propósito de solucionar sus problemas económicos a costa" de la mujer, a la que demandaron distintas cantidades "en concepto de préstamo" sin la intención de devolver, "en ningún momento", cantidad alguna.

Los procesados fueron pidiendo así distintas cantidades a la mujer en seis ocasiones, hasta alcanzar un total de 92.000 euros, con la excusa de que iban destinarlos a pagos a una promotora que estaba construyéndoles una vivienda en San Sebastián y a los que, momentáneamente, no podían hacer frente por el retraso en el abono de una cantidad que les adeudaban.

Finalmente, asesorada por terceros, la víctima intentó documentar la entrega del dinero y pidió a los procesados que le firmaran una contrato de préstamo y reconocimiento de deuda, algo que consiguió bajo la amenaza de comunicar lo sucedido a sus familiares.

Transcurrido un tiempo, tras comprobar que los inculpados no le reintegraban importe alguno, la afectada denunció los hechos que, en opinión de la Fiscalía constituyen un delito continuado de estafa agravada, por el que reclama tres años y cuatro meses de cárcel para los encausados y que abonen una multa de 2.160, además de reintegrar a la víctima la cantidad estafada incrementada en los correspondientes intereses legales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate