Diario Vasco
Gustavo Dessal ofrecerá hoy una charla en San Sebastián.
Gustavo Dessal ofrecerá hoy una charla en San Sebastián. / J. LORENTE

Gustavo Dessal: «El amor es una invención feliz que nos permite soportar la existencia»

  • Gustavo Dessal, psicoanalista y escritor,

El psicoanalista y escritor Gustavo Dessal hablará hoy a las 19.00 horas en la sala ONCE de Donostia (Etxaide, 14) sobre las vicisitudes actuales de la vida amorosa. La charla, que es gratuita, ha sido organizada por la asociación Poros San Sebastián para la extensión del psicoanálisis. Dessal planteará preguntas y ofrecerá respuestas sobre el amor, ese lugar en el que caemos una y otra vez.

- ¿El amor es para nosotros como el cristal para las moscas?

- Me parece una imagen excelente. En su pregunta usted ha introducido un concepto fundamental para el psicoanálisis, que es la idea de repetición en el sentido de que tendemos a repetir cosas que nos producen placer, como el niño pequeño que disfruta cuando le contamos el mismo cuento una y otra vez y además con las mismas palabras.

- No sé si es el caso de las moscas.

- Hay otra repetición. Tendemos a repetir algo que va más allá del placer, que nos proporciona sufrimiento y sin embargo nos vemos arrastrados como por una especie de fototropismo extraño hacia amores que matan. Tendemos a idealizar el amor de verdad, pero no necesariamente tiene las connotaciones románticas y de plenitud con las que solemos asociarlo. El amor también puede tener un componente trágico. Eso lo han sabido los poetas desde tiempos inmemoriales.

- ¿El verdadero amor tiene que doler?

- Es difícil definir qué es el verdadero amor pero, sin entrar en esto, yo creo que tiene un componente de dolor y de sufrimiento incluso en el estado más magnífico, más ideal, que es el enamoramiento y que es algo diferente del amor. Incluso en esos momentos el sujeto se encuentra en un estado de máxima vulnerabilidad porque en el enamoramiento el otro cobra una grandeza, una idealización, un nivel sublime tal que el enamorado, el que ama, queda en un lugar de muchísima vulnerabilidad. Ni en el mejor de los casos existe un amor que pueda contener solo el placer y la armonía.

- ¿Es una forma de locura?

- Freud definió el enamoramiento como un estado patológico en el sentido de que se trata de una exaltación de las características del otro que no concuerda con el principio de la realidad. Con el paso del tiempo suele ocurrir que del enamoramiento se pase a un estado más acorde con lo que podemos entender con la realidad. Es una especie de locura, pero necesaria.

- ¿Necesaria para qué?

- Incluso en su estado de no plenitud el amor es en muchos casos una invención feliz que nos permite soportar la existencia. No todo el mundo lo necesita o lo pone en el plano más importante como asidero para las inclemencias de la vida, pero es bastante habitual que el amor sea un refugio importante. En muchos casos puede llegar a ser una verdadera locura y en otros esa pequeña fantasía nos permite encontrar un refugio frente al desamparo al que todos estamos expuestos.

- Si el amor es una invención, ¿cuánto de cierto hay en él? ¿Es una ilusión que perseguimos?

- Sí, sí, es una ilusión. Por lo menos desde el punto de vista del psicoanálisis, el amor no tiene nada de objetivo, es decir, no amamos al otro por ninguna cualidad que se pueda objetivar, sino que amamos en tanto le suponemos al otro algo que es consustancial a nuestro deseo. Todo eso funciona a nivel absolutamente inconsciente. Un buen encuentro amoroso es aquel en el que, debido a ciertas contingencias, el otro tiene alguna característica que de alguna forma entra en sintonía con algo que estamos buscando en nuestro deseo.

- Al final el amante ama a una persona imaginada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate