Diario Vasco

El temporal trae ahora olas de cuatro metros y vientos de hasta 100 km/h

fotogalería

La lluvia de las últimas horas está generando charcos y balsas de agua, como la que se formó en el Paseo de los Fueros. / USOZ

  • El Departamento de Seguridad activa el aviso amarillo por fenómenos costeros adversos en Euskadi

Primero fue la lluvia, luego llegó la nieve y ahora el turno es para las rachas de viento y el oleaje. El temporal incorpora cada vez más elementos.

El viento y el mar ganan hoy protagonismo, tanto que el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco se ha visto obligado a activar el aviso amarillo por fenómenos costeros adversos y por fuertes rachas. Según los pronósticos de las agencias de meteorología, en las zonas más expuestas de la comunidad autónoma se pueden alcanzar rachas del sur-suroeste que podrían superar los 100 kilómetros por hora. En áreas no tan expuestas al viento se podrían medir 60-70 kilómetros por hora.

Además, se ha activado el aviso amarillo por riesgo marítimo-costero para la navegación para las dos primeras millas. La altura de ola significante podría llegar a cuatro metros, especialmente en torno al mediodía. La mar de fondo del noroeste levantará olas de entre metro y medio y dos metros.

En el transcurso de la mañana, pasará un frente frío que dejará chubascos acompañados de un giro brusco del viento al noroeste. Por la tarde, habrá lluvia persistente que será más intensa en la costa que en el interior.

Agua para los embalses

Las abundantes lluvias de los últimos días han hecho que la curva descendente que venían describiendo las gráficas del nivel de los embalses de Gipuzkoa empiece a ofrecer un tímido repunte. El aumento aun no se percibe de manera visible pero los sensores de las presas sí que lo notan.

El Añarbe, la mayor reserva de agua del territorio, ha subido más de dos puntos y ha pasado del 68% de primeros días de mes a los 70,3% de ayer. Y en los próximos días la lámina de agua irá creciendo.

En el pluviómetro de la estación se llevan recogidos este mes 131 litros, lo que equivale al 52% de un mes de noviembre medio.

Pese a las lluvias caídas, son todavía cinco los embalses que en Gipuzkoa se hallan en estado de alerta o prealerta. Se trata de Barrendiola, que está al 63,04%; Lareo, que se encuentra al 65,2%; Urkulu, cuyo porcentaje de llenado es del 62,9%; Arriaran que está al 48,8%, e Ibai-eder, el más bajo, con 44,4% .

Los otros embalses están en mejor situación. La presa de Aixola, en Eibar, se encuentra al 77%, si bien hay que recordar que el pasado año por estas mismas fechas estaba llena, al 97%. Ibiur, por su parte, se encuentra al 65%.

Por último, el embalse de Endara, que suministra a Irun y Hondarribia, permanece al 75%, según la información facilitada por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico.

Los embalses volvieron a recibir ayer un nuevo aporte de agua de lluvia. En Donostia se llevaban recogidos hasta las siete de la tarde 32,7 litros y ya acumula 144 en lo que va de mes.

Desprendimientos

En Hondarribia, los registros de lluvia se están disparando. Ayer cayeron 34 litros, de manera que son ya 201 los recogidos desde que el viernes empezó a llover. De esta forma, se ha superando ya la media del mes de noviembre que es de 190 litros.

Estas lluvias han provocado en las últimas horas algunos desprendimientos de tierra y piedras. Ayer se produjeron varios, uno de ellos en la carretera N-634, en Getaria. También hubo corrimientos en Lezo, Oñati y Berastegi.

Los registros de lluvia aumentarán en las próximas horas. Mañana, el cielo estará cubierto todo el día. La lluvia disminuirá en el interior, pero se mantendrá en la costa con viento del noroeste de 40 a 60 kilómetros de velocidad media. La temperatura máxima volverá a los 10º en la costa y 6º-8º en el interior, según la altitud.

El viernes será el día menos lluvioso, ya que puede haber un parón de doce horas entre el viernes y el sábado, con una subida ligera de las temperatura.

Y entre el sábado y el domingo, sin embargo, se espera el paso de otro sistema frontal que dejará chubascos intensos durante la madrugada y viento fuerte y racheado del noroeste, que traerá una nueva bajada de la temperatura.

Durante la mañana del domingo las lluvias perderán fuerza. La temperatura no llegará a 10 grados.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate