Diario Vasco

gráfico

El conflicto se ha planteado en el paseo de García Lorca, salida de los buses de la estación. / USOZ

El maratón de Donostia inhabilitará la estación de autobuses y obligará a entrar y salir de Duque de Mandas

  • El billete se comprará en las taquillas, pero los vehículos se cogerán en este paseo, tras un acuerdo entre promotora y Ayuntamiento para no cambiar el recorrido de la prueba deportiva

Un recorrido exigente, un circuito rápido e ideal para batir récords y con el marco incomparable como telón de fondo. Hasta ahora, y estamos ya en la edición XXXIX, un maratón intachable y con solera en el que participaron el año pasado 3.200 personas, de las que 2.900 acabaron la prueba.

Todo perfecto para una prueba que este año se ha encontrado con un problema extrañamente imprevisto y en el que, al parecer, ha habido más de un malentendido que se quiere solventar a última hora. Corredores y autobuses no pueden discurrir juntos por la avenida de García Lorca y, a falta de unos días para que se dé la salida al maratón, todavía no se ha detallado la solución perfecta que permita que el recorrido siga como estaba planteado y la salida y llegada de los autobuses también. La alternativa, eso está confirmado, pasa por convertir a Duque de Mandas en una improvisada estación alternativa durante toda la mañana.

En parte del recorrido actual, el implantado hace dos años, el transcurso de la carrera interfiere en el funcionamiento normal de la estación de autobuses, inaugurada en febrero y, por tanto, una infraestructura fundamental para la ciudad que el año pasado no estaba presente ni, por tanto, era tenida en cuenta en el diseño de la prueba atlética.

Prueba garantizada

Esta interferencia seguía sin solución hasta ayer, y todavía quedan flecos pendientes tras la reunión celebrada entre los departamentos de Movilidad y Deportes del ayuntamiento donostiarra y responsables de la empresa organizadora del maratón, Fly Group. Sin embargo, sí está más que garantizada la celebración de la prueba sin modificación alguna de su recorrido y todo indica que el paseo de Duque de Mandas va a convertirse en una especie de estación de autobuses provisional durante toda la mañana del domingo 27 de este mes, desde antes de las 9 de la mañana hasta al menos las 2 de la tarde.

En la reunión de ayer, se acordó que los técnicos de Movilidad del consistorio donostiarra redacten un informe en el que expliquen cómo se articulará esta alternativa y qué medidas complementarias exigirá. La Federación de Atletismo, que participó en la reunión, también deberá presentar un informe sobre las particularidades de la prueba que impiden que cambie el recorrido.

La Diputación espera a que se tome una decisión, porque sus autobuses, los de Lurraldebus, se ven afectados de forma muy importante. La entidad foral no tiene competencias a la hora de autorizar o no una carrera por el término municipal donostiarra, pero sí ve comprometidos 100 autobuses, a los que habrá que añadir otros 30 o 40 de otras compañías que utilizan habitualmente la estación.

Un itinerario de dos años

¿Cuál es el conflicto que ha cambiado tanto la situación ante una prueba que, como el maratón, implica ya de por sí un importante cambio en el tráfico de la ciudad? En 2013 Fly Group decidió modificar el recorrido para incluir la media maratón, según explican ellos mismos, e incluir la avenida de García Lorca, la que discurre entre las vías del tren y el río desde el puente de María Cristina hasta el de Mundaiz.

En 2014 se estrenó el nuevo itinerario. Supone llegar desde el paseo de Bizkaia, que cuenta con un carril de circulación, a través del puente de María Cristina y recorrer todo el paseo de García Lorca hasta la rotonda de Martutene. Ida y vuelta. Ni en el puente ni en este vial es posible habilitar ese carril de circulación que permitiría que los autobuses pudieran llegar a la estación y salir posteriormente de la ciudad.

Al parecer, los organizadores del maratón creyeron entender que la estación actual se cerraría y se habilitaría la vieja de Pío XII, algo imposible según la propia Diputación, ya que «allí no queda nada, ni siquiera taquillas o marquesinas», afirmó ayer la diputada de Movilidad, la socialista Marisol Garmendia.

El Departamento foral pidió poder contar con reservados en la calle San Martín, pero ha sido el Ayuntamiento el que ha reservado esta vía para los servicios de Dbus y el que se convierte en la alternativa al Boulevard. Ante la imposibilidad de poder contar con esta alternativa, la Diputación planteó ese cambio de recorrido que a la parte deportiva de este conflicto se le antoja imposible.

Por Egia y Miracruz

No se sabe con qué ojos verá la Diputación esta opción de Duque de Mandas, aunque, a falta de conocer todos los detalles y modificaciones que exigirá, Garmendia cree que puede suponer importantes problemas para el tráfico.

Todo indica que se sacarían todas las coches y las motos que aparcan actualmente en este paseo para que los autobuses que habitualmente entran en la estación puedan aparcar. Llegarían desde la rotonda de Garbera, hacia la que se desviarían hasta la calle de Virgen del Carmen, en Egia, para acceder a Duque de Mandas, desde donde saldrían por la calle Miracruz a través del carril habilitado para el transporte rodado, que en esta vía principal de Gros sí es posible.

Los pasajeros podrán coger sus tickets en las taquillas habituales de la estación y después, a través del paso subterráneo, llegar hasta Duque de Mandas y tomar su autobús.

Todas estas medidas se detallarán la semana que viene, cuando la prueba sea presentada de forma oficial. Esa presentación ya se retrasó en su momento, al estar pendiente la solución que se daría a una estación de autobuses que funciona desde el pasado mes de febrero los 365 días al año y 24 horas diarias. Garmendia no ocultó el malestar en el que se está viviendo esta situación, porque, afirma, no entiende la razón por la que no se han debatido antes las posibles medidas a tomar. La Diputación nunca ha contemplado el cierre debido a la prueba, como la empresa Fly Group tampoco el cambio de itinerario ni la vuelta al que existía en 2013, que no incluía este paseo de García Lorca.

Sin embargo, el año que viene el paso por el paseo García Lorca volverá a ser fuente de conflicto si el recorrido del maratón donostiarra no cambia y renuncia a su paso por este tramo. La Diputación tiene claro que el Ayuntamiento debe considerar que la estación de autobuses no es una infraestructura accidental y que le quedan muchos años de vida. «No se puede actuar como si no estuviera o como si se pudiera suspender su funcionamiento. Queremos que haya maratón, pero también que se tenga en cuenta el servicio de autobuses que se presta». El Ayuntamiento, de momento, se muestra satisfecho con la solución de Duque de Mandas como gran parada de autobuses y prefiere no hablar del futuro. «Lo urgente es resolver lo de este año y hablar después sobre una alternativa definitiva», afirmaron ayer fuentes municipales que han participado en las negociaciones.

Desde Fly Group prefieren no hablar hasta la semana que viene, fecha en la que se presentará la prueba y en la que, aseguran, se resolverán todas las dudas sobre el impacto de esta maratón 2016.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate