Diario Vasco

El progresivo final de la AGI reduce casi a la mitad el gasto para la ayuda

  • Los presupuestos forales para 2017 contemplan una partida de 6,3 millones frente a los 11,3 que se han invertido este año

El final progresivo de la Ayuda de Garantía de Ingresos (AGI), que desaparecerá de forma definitiva el 31 de diciembre de 2018 cuando salgan del sistema el 100% de los beneficiarios, ya tiene su reflejo en el proyecto de presupuestos de 2017 que hoy presenta el Departamento de Políticas Sociales. La partida 'adelgaza' en cinco millones, al pasar de los 11,3 que se han desembolsado este año a los 6,3 del siguiente ejercicio, un descenso de casi la mitad (-45%) que se irá acentuando en los próximos dos años hasta que la partida se quede a cero.

El reloj de la desaparición de la AGI, anunciada por el departamento el pasado mes de abril, empezó a correr en julio, cuando se cerró la puerta de acceso a nuevos beneficiarios. Solo se aceptó una excepción: las familias con hijos menores a su cargo que acrediten un año de empadronamiento el 31 de diciembre. Serán los últimos beneficiarios, los que saldrán del sistema el 31 de diciembre de 2018 cuando puedan acogerse a la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), la prestación que garantiza unos ingresos mínimos y que paga el Gobierno Vasco. La ayuda guipuzcoana, creada por el anterior ejecutivo de Bildu, nació con el propósito de cubrir los recortes introducidos desde Vitoria en la RGI, que pasó a exigir tres años de padrón en lugar de uno. Tras un incremento inicial, la cifra de beneficiarios se ha mantenido estable en torno a las 1.400 personas en el territorio, la gran mayoría de nacionalidad extranjera.

La decisión del actual gobierno (PNV/PSE) de suprimirla ha sido contestada desde entidades sociales y partidos políticos como EH Bildu y Podemos. La prestación guipuzcoana se irá desactivando a medida que los beneficiarios se den de baja en el sistema. La Diputación calcula que a finales de año la cifra de titulares seguirá por encima de las 1.100 personas, lo que significa que la bolsa de perceptores se habrá reducido en 300, a un ritmo de cincuenta al mes. Así, hasta su completa eliminación el 31 de diciembre de 2018.

La reducción a la mitad de la partida para la AGI contrasta en un presupuesto que asciende a 363.629.151 euros, lo que supone un incremento sobre el presupuesto inicial de 2016 de más de 18 millones, un 5,28%, que darán prioridad a la creación de plazas en residencias y centros de día, al pago de las prestaciones de dependencia, y al cumplimiento de la Ley vasca de Servicios Sociales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate