Diario Vasco

Piden tres años y diez meses para un acusado de agredir a varios ertzainas

  • En el mismo procedimiento se acusa a los agentes de golpear al acusado cuando éste ya se encontraba inmovilizado

La Fiscalía de Gipuzkoa pide tres años y diez meses de cárcel para un hombre acusado de agredir a varios ertzainas que intentaron detenerle y contra los que esgrimió un cuchillo.

En el mismo procedimiento, que será juzgado en la Audiencia Provincial, el Ministerio Público demanda multas de 240 euros para cuatro agentes que intervinieron en el arresto, a los que responsabiliza de una falta de lesiones, porque presuntamente golpearon al acusado cuando éste ya se encontraba inmovilizado.

Según explica el escrito de acusación provisional de la Fiscalía, los hechos se produjeron en una localidad guipuzcoana, sobre las 2.58 horas del 8 de agosto de 2012, cuando una dotación de la Ertzaintza vio al acusado mientras accedía al interior de un caserío abandonado, en compañía de otras dos personas.

Los agentes identificaron entonces a todos ellos y les requirieron para que abandonaran el inmueble, pero cuando los policías se marchaban del lugar fueron insultados por el procesado que, seguidamente, se escondió tras unas zarzas.

Los ertzainas lo localizaron y le pidieron que se levantara, momento en el que el hombre esgrimió un cuchillo con el que presuntamente intentó atacar a los agentes, uno de los cuales sacó su defensa reglamentaria para evitar la agresión.

Posteriormente, el individuo se dio a la fuga, mientras amenazaba y arrojaba piedras contra los ertzainas que le perseguían, uno de los cuales fue alcanzado en un brazo y otro en una pierna.

Finalmente, el procesado llegó al aparcamiento de un club, donde había otra patrulla de la Policía Autonómica contra la que arrojó una piedra que llevaba en una mano, mientras daba cuchilladas al aire con el puñal que portaba en la otra.

«Fuerte oposición»

Ante esta situación, uno de los funcionarios se vio obligado a "montar su arma reglamentaria para defenderse de una posible agresión", hasta que otro ertzaina llegó al lugar, golpeó al acusado en la mano del cuchillo y, tras desarmarlo, lo redujo junto a los otros tres policías que intervinieron en la detención.

No obstante, el inculpado se resistió a su arresto con "una fuerte oposición", ya que propinó "patadas y puñetazos" a los policías que tuvieron que tirarse encima de él para reducirlo y ponerle las esposas.

El escrito de la Fiscalía precisa, no obstante, que "tras lograr inmovilizarle en el suelo y no ser ya necesario el uso de la fuerza", varios agentes presuntamente "agredieron y golpearon" al detenido, "dándole patadas".

El arrestado "continuó con su actitud violenta", puso la zancadilla a uno de los ertzainas al que hizo caer al suelo, e incluso, mientras era trasladado en el vehículo policial, llegó a "morder en la mano" a otro de los funcionarios.

El Ministerio Público considera ahora que el detenido es responsable de un delito de atentado con armas o medios peligrosos en concurso ideal con dos faltas de lesiones y con la agravante de reincidencia, por los que reclama una pena de tres años y diez meses de cárcel y una multa de 720 euros para este hombre.

La Fiscalía imputa asimismo una falta de lesiones con la agravante de abuso de superioridad a los cuatro ertzainas que lo arrestaron, para cada uno de los cuales solicita 240 euros de multa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate