Diario Vasco

Juzgan a un hombre por grabar en el vestuario de un club deportivo de Donostia

  • La Fiscalía Provincial de Gipuzkoa solicita para el acusado, de 66 años de edad, una pena de dos años y seis meses de prisión

Tiene 66 años y se enfrenta a una condena de dos años y seis meses de prisión. Podría incluso ingresar en la cárcel, aunque lo más probable es que no lo haga. El delito que se le imputa es «descubrimiento y revelación de secretos». En realidad, lo que hizo fue colocar una cámara y grabar en un vestuario de varones en un club deportivo donostiarra.

El caso será enjuiciado el próximo mes, en el Juzgado de lo Penal número 5 de San Sebastián. De acuerdo con el escrito de conclusiones redactado por la Fiscalía Provincial de Gipuzkoa, los hechos tuvieron lugar poco antes de la una y media de la tarde del 21 de agosto del pasado año. El acusado, que carece de antecedentes penales, se encontraba en las instalaciones que el Club Deportivo Fortuna tiene en el paseo de La Concha.

El texto que el ministerio público ha redactado detalla que el acusado colocó y utilizó una 'cámara espía' con la finalidad de obtener «imágenes íntimas» de las personas que permanecían desnudas en el vestuario «sin su consentimiento», precisa. Como consecuencia de este comportamiento, el acusado grabó a un hombre completamente desnudo.

Tras la denuncia que se cursó, la Guardia Municipal de San Sebastián practicó una investigación sobre los hechos y aunque en un primer momento existió la sospecha de que el acusado también pudo haber grabado a otra persona en las piscinas Paco Yoldi, en Anoeta, este extremo no quedó confirmado mediante pruebas.

La Fiscalía considera que, con su actuación, el acusado incurrió en un delito de descubrimiento y revelación de secretos. Este precepto legal está recogido en un artículo del Código Penal, el 179.1, que sanciona, además de a aquel que descubra secretos, a quien vulnera la intimidad de otra persona, sin su consentimiento, mediante el empleo de «artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación».

Penas

Este delito está sancionado con penas de prisión que van de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses. En el presente caso, la Fiscalía Provincial de Gipuzkoa solicita dos años y seis meses de prisión además de una multa de 5.400 euros.

El pasado año, un juzgado de San Sebastián también condenó a dos años de prisión a un usuario de otro club deportivo de la capital guipuzcoana por grabar a menores desnudos. El acusado se había hecho con un dispositivo de grabación de audio y vídeo que permanecía camuflado bajo el aspecto de un mando a distancia, de los que habitualmente se usan para las aperturas de automóviles y puertas de garaje.

El hombre acudía con una frecuencia semanal a los vestuarios del Club Atlético San Sebastián y esperaba a que un grupo de menores terminase sus sesiones de entrenamiento y accediese a las duchas comunes. Aquel instante era el que el acusado aprovechaba para colocar el dispositivo de tal manera que el objetivo era dirigido hacia las duchas con el propósito de grabar a los chicos desnudos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate