Diario Vasco

López de Munain: «El 5% de las demencias se heredan, pero el estilo de vida es importante»

El doctor López de Munain, en su consulta del Hospital Universitario Donostia.
El doctor López de Munain, en su consulta del Hospital Universitario Donostia. / MICHELENA
  • Adolfo López de Munain, Neurólogo del Hospital Donostia y de Biodonostia, «Sabemos que aquello que perjudica al corazón como la hipertensión o el colesterol también influye en este tipo de enfermedades», afirma

La relación entre los genes y la demencia, la importancia del estilo de vida de cada persona y de su herencia vital, son parte de la charla que ofrecerá hoy el neurólogo del Hospital Universitario Donostia y director del área de Neurociencias del Instituto Bionostia, Adolfo López de Munain, dentro del proyecto 'Desafíos', organizado por Jakiunde y Donostia 2016. La cita es hoy en la iglesia del Museo de San Telmo, a partir de las 19.30 horas con entrada libre.

- ¿Por qué no me aclara para empezar qué es una demencia?

- Es un síndrome que implica la pérdida de la capacidad cognitiva, un cuadro progresivo cuya expresión más frecuente es el alzhéimer, aunque hay otros como el frontotemporal o algunos vinculados con el párkinson. Una persona no está demenciada cuando solo pierde la memoria o solo el lenguaje, sino cuando va acumulando esas deficiencias. No ocurre a los 17 años, pero cuidado, porque sí puede aparecer de forma temprana a los 40.

- Seguro que esta pregunta se la hacen muchas veces. ¿Las demencias son hereditarias? Hablamos de un mal que afecta a unos 45.000 vascos y que transforma sus vidas y las de los suyos.

- Es una pregunta muy compleja. Actualmente sabemos que determinadas demencias están producidas por enfermedades que se denominan monogénicas, un gen alterado que produce un cambio en una proteína desde el nacimiento e induce en la vejez una enfermedad neurodegenerativa. Además, una enfermedad como el alzhéimer puede estar provocada por la alteración de genes diferentes. Esto nos ayuda a entender los mecanismos por los que se produce este mal. Estas dolencias monogénicas representan un pequeño porcentaje de los pacientes con enfermedad de Alzheimer y algo mayor en las demencias frontotemporales. Se estima en un 5%.

- Una amiga siempre dice que tiene muchos boletos para padecer esta enfermedad porque la han tenido varios familiares suyos. Lo cierto es que todos ellos eran bastante longevos.

- Lo más probable es que a esa amiga lo que le hayan transmitido sea el gen de longevidad. Lo primero que hay que recordar es la relación entre edad y demencia. Una de cada diez personas con más de 65 años la padece, pero entre los mayores de 85 el porcentaje se dispara y llega a una de cada tres. Eso sí, cuanto más joven empieza la enfermedad hay más posibilidades de que sea de origen genético. Si tiene que ver con la edad, está claro que los años son el desencadenante, la genética tiene un papel secundario.

- Y entra el estilo de vida. Usted incidirá hoy en ese aspecto porque lo considera fundamental.

- Lo que es malo para el corazón también resulta ser un factor que propicia la demencia. Hablamos de colesterol, diabetes o hipertensión. Envejecemos, ¿por qué? Los genes van haciéndose viejos, para empezar por una sobredosis de calorías. A una colonia de ratas le das la mitad de la comida que a otra y las primeras son más longevas. Hay alimentos, además, que plantean problemas porque producen radicales libres y ácidos que estropean la maquinaria celular. No estoy diciendo que no haya que consumir calorías, porque un umbral inferior al adecuado causa desnutrición.

- ¿Cuál es el otro elemento que envejece nuestros genes?

- Estamos diseñados en origen para andar 15, 30 ó hasta 40 kilómetros para poder consumir 400 ó 500 calorías. Es lo que hacían nuestros antecesores más antiguos. Ahora esperamos sentados en el sofá a que nos traigan 4.000. El pueblo polinesio salió de Asia y recorrió 5.000 millas. Solo sobrevivieron a aquella travesía quienes tenían unos genes capaces de sobrevivir alimentándose solo de los peces voladores que podían capturar, lo que quiere decir que la población es muy seleccionada desde el punto de vista genético. Pero Samoa pasó a formar parte de Estados Unidos y esos genes acostumbrados a la frugalidad se vieron rodeados de comida. Ahora son luchadores de sumo. Un caso más próximo es el de los gitanos, que hace 50 años eran delgados y que cuando se han asentado, el entorno ha cambiado su genética.

- ¿Si comemos poco y hacemos mucho ejercicio no padeceremos estas demencias?

- Todo esto es muy complejo, cada persona es diferente y hay otra cosa muy importante que es el sistema sanitario. Euskadi es un país longevo con una esperanza de vida de 86 años en las mujeres y de 81 en los hombres. Tenemos una buena atención médica, fármacos para combatir enfermedades que otros lugares, más allá de su genética o su estilo de vida, no tienen. China, un país con fama de tener ciudadanos de mucha edad, abrió la puerta a la contaminación de todo tipo que produce enfermedades. No comería nada producido en China. Hay pueblos en Grecia e Italia con dietas muy poco carnívoras, localidades del Cáucaso y del Ecuador...

- Genes, colesterol, falta de ejercicio, edad avanzada... Muchos puntos en los que poner el foco.

- Una muy buena jugada genética puede estropearse por el estilo de vida o al revés, pero aunque a medida de que en algunos países en los que se controla la hipertensión o el colesterol, el número de demencias no disminuye porque la esperanza de vida aumenta, lo que sí se llega es a estabilizar.

- ¿No tomamos las medidas necesarias para que los estilos de vida que evitan esas enfermedades se adquieran desde la infancia?

- Hemos tardado cuarenta años en prohibir el tabaco en lugares públicos. En muchos colegios hay todavía máquinas expendedoras de palmeras de chocolate. Existe un lobby terrible que se opone a las restricciones a las bebidas azucaradas que proliferan por todas partes. No soy partidario de prohibiciones, pero sí de que el IVA de la Coca Cola sea del 21%, pero el de la limonada natural del 5%. Pero aquí siempre te encuentras con esos lobbys de los que hablaba. Una lata de refresco contiene ocho o nueve azucarillos y en los productos light se utilizan otros complementos que también pueden ser perjudiciales, porque en Estados Unidos el control de los aditivos es muy relajado. En Finlandia, por ejemplo, los niños no pueden ir en coche a las escuelas, tienen que llegar andando.

- Es neurólogo, pero le da mucha importancia a la alimentación.

- Sin locuras ni sectarismos, creo que debería ser obligatorio enseñar a comer y a cocinar, que debería ser una asignatura en los colegios. En Occidente comemos demasiado, muere más gente por exceso que por falta de alimento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate