Diario Vasco

La obra de adaptación de la vía para que el TAV llegue a Donostia arranca en semanas

Vías de tren en las afueras de Irun, en donde ya se han colocado traviesas adaptadas para colocar el tercer carril.
Vías de tren en las afueras de Irun, en donde ya se han colocado traviesas adaptadas para colocar el tercer carril. / F. DE LA HERA
  • Los trabajos terminarán a finales de 2018 y supondrán el fin del 'efecto frontera' ferroviario

  • La instalación del tercer carril entre Astigarraga e Irun permitirá que haya TGV entre Donostia y París o cercanías con Bayona sin transbordos

El 'efecto frontera' ferroviario tiene los días contados. Hace años, cuando el ferrocarril comenzó su desarrollo, alguien tuvo la 'feliz' idea de crear en España un trazado con un ancho propio, ibérico, distinto al que se construía en el resto de Europa. Esta peculiaridad, que en su momento podría tener una razón de protección, ha supuesto un aislamiento en materia ferroviaria de España con el resto de Europa y ha lastrado el transporte por ferrocarril de mercancías y personas.

Pues bien, este desfase se va a acabar. En pocas semanas, Adif, el gestor de infraestructuras ferroviarias del Ministerio de Fomento, va a dar comienzo a las obras definitivas para adaptar la vía entre Astigarraga e Irun con el objetivo de que circule el tren de alta velocidad. Se instalará un tercer carril en la vía, lo que posibilitará que los trenes que tienen ese ancho puedan atravesar la muga. Las obras terminarán a finales de 2018. A partir de entonces será posible coger el TGV para ir a París en la estación de Donostia, sin necesidad de ningún transbordo, o subirse a un cercanías San Sebastián-Bayona.

En el futuro, cuando entre en funcionamiento la 'Y' vasca, quizás en 2021, los trenes llegarán a Donostia e Irun desde Astigarraga gracias a la adaptación de la vía con este tercer carril. El conjunto de los trabajos, que incluyen la renovación de vía ya ejecutada, ascienden a 105 millones de euros.

En más de una ocasión, en las páginas de este periódico se ha escrito sobre el dichoso tercer hilo o carril. Pero conviene recordarlo: consiste en adaptar una vía de ancho ibérico (1.668 mm) -la mayoría de las que existen en toda España- mediante la colocación de un tercer carril. Con ello, se posibilita que los trenes con ancho UIC (1.435 mm), el que predomina en Europa, puedan circular también por estos trazados.

Eso es lo que se va a acometer en pocas semanas en el actual trazado ferroviario entre Astigarraga e Irun. La obra forma parte de la llegada de la alta velocidad a Irun y Donostia. El nuevo trazado de la 'Y' vasca, con ancho UIC, llegará en una primera fase hasta Astigarraga y, desde allí, conectará con el actual trazado ya adaptado para que puedan circular los convoyes del TAV.

La obra del tercer carril ha tenido varias fases y comenzó en enero de 2015. Entonces, Adif acometió la renovación pendiente de la vía entre Donostia e Irun, pero incluyó en estos trabajos las bases para la futura colocación del tercer hilo.

Así, en lugar de instalar traviesas de ancho ibérico, como estaba previsto en un momento, se colocaron traviesas polivalentes, preparadas para acoger tres carriles. De hecho, se llegaron a descargar 46.500 traviesas de ancho ibérico que, tras el cambio de planes, fueron retiradas.

Esta obra se prolongó a lo largo del año pasado y ya está terminada. En concreto, Adif invirtió 40 millones de euros en la renovación de las traviesas y en la colocación de dos carriles en la vía y el balasto, a lo largo de 16,3 kilómetros de longitud, entre las estaciones de Donostia e Irun (ya hay tercer hilo hasta el barrio de Ventas). Se han instalado traviesas «de última generación» hasta ahora no colocadas en España y «reversibles», según fuentes de Adif.

Esta actuación incluyó también la renovación de la superestructura en las estaciones de Pasaia, Lezo-Errenteria e Irun. Además, el proyecto se ocupó también de la rectificación del trazado existente para la mejora de la velocidad, seguridad y confort.

El TGV, en Donostia

La siguiente fase definitiva de la obra comenzará en semanas, según fuentes consultadas. Durante los últimos meses, Adif ha adjudicado distintos paquetes de obras por un valor de 65 millones de euros que posibilitarán culminar la adaptación de la vía entre Astigarraga e Irun con un tercer carril.

Primero se adjudicaron por 20,4 millones de euros los trabajos de instalación del tercer carril en el trazado que va desde el enlace en Astigarraga con el trazado de alta velocidad hasta la estación de Irun. El proyecto incluye la adaptación de los túneles, estructuras metálicas, estaciones, apeaderos al ancho mixto UIC.

Asimismo, en la estación de Hernani se remodelarán las vías para la implantación de una nueva vía de apartadero de trenes de mercancías de longitud estándar interoperable. Las obras tienen un plazo de ejecución de 19 meses, según Adif.

Asimismo, también está previsto que comiencen los trabajos de otro paquete de obras adjudicado por 45,1 millones de euros, entre Hernani e Irun. Estos contratos contemplan la renovación y adaptación al trazado del tercer carril de la línea aérea de contacto (catenaria) y la modificación de las instalaciones de señalización y comunicaciones (también se incluye el mantenimiento durante 20 años). Los trabajos tienen un plazo de ejecución de 24 meses, según las previsiones oficiales.

Hendaya-París: 4.30 horas

Así pues, si no hay retrasos ni imprevistos, la adaptación de la vía entre Astigarraga e Irun estará terminada a finales de 2018. A partir de entonces, se podrán ofrecer servicios de alta velocidad conectados con el trazado francés. Los TGV galos podrán salir de la misma estación de Donostia para ir hasta París.

Mientras, en el trazado francés siguen las mejoras. A partir de julio del año que viene, el viaje entre Hendaya y París se queda en 4.30 horas, merced a la entrada en servicio de un tramo de 302 kilómetros en alta velocidad entre Burdeos y Tours.

La colocación del tercer carril permitirá que, cuando la 'Y' vasca entre en servicio, allá por 2021, los convoyes lleguen a Donostia e Irun. A futuro, Francia ejecutará un trazado de alta velocidad hasta la frontera (2032), que conectará con un nuevo trazado que discurrirá también entre los municipios de Astigarraga e Irun.

Pero el tercer carril no solo traerá mejoras para la movilidad de larga distancia o de trenes de alta velocidad. Posibilitará además que, desde finales de 2018, se pongan en servicio trenes de cercanías o media distancia entre Donostia y Bayona o Donostia y Burdeos.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate