Diario Vasco

La Ertzaintza busca respuestas para el suicidio del menor de Eibar

La llegada del féretro del niño al funeral en Eibar.
La llegada del féretro del niño al funeral en Eibar. / MORQUECHO
  • En la localidad armera piden que cesen las elucubraciones sobre el suicidio del menor mientras tanto: «No especulemos con los rumores»

Eibar continúa sumida en la conmoción. Lleva ya cuatro días en estado shock. Los mismos días en los que la Ertzaintza investiga si el suicidio del niño de 12 años fue o no consecuencia de un posible acoso por parte de otros menores. Ayer continuaron las pesquisas de las que no han trascendido datos. La Policía señala que todas las hipótesis se mantienen abiertas.

El día posterior a la celebración del funeral, el impacto emocional en el que viven los vecinos sigue siendo el mismo que se generó en las horas posteriores a los hechos. En la ciudad no se habla de otra cosa: del emocionado adiós que se vivió en la abarrotada parroquia de San Andrés, de la entereza que mostraron los padres del chico, de las innumerables muestras de solidaridad y apoyo que recibieron... Y, por supuesto, de las circunstancias que han rodeado la muerte del niño.

El menor falleció el miércoles por la tarde, después de precipitarse desde su domicilio, situado en un tercer piso en el barrio de Urkizu. Aun cuando en un primer momento pudo parecer que se trataba de un accidente, el hallazgo de una nota escrita por la víctima confirmó que se trataba de un suicidio. En el escrito responsabilizó de su acto a tres menores de la ciudad, cuyos nombres y apellidos puso por escrito en la citada nota.

Tras lo acontecido, en las redes sociales se han desatado los mensajes. Llevan haciéndolo hace días. En las últimas horas, sin embargo, se habla más de presunciones y suposiciones. «Empieza a haber colectivos y grupos de chavales en la ciudad que están ya siendo señalados y hasta culpabilizados por lo sucedido. Se está haciendo mucho daño. No olvidemos que son menores. Es importante que se deje de especular y se permita trabajar a la Ertzaintza. Y posteriormente, si la investigación concluye que alguien o algunos han vulnerado la ley, ya actuará la Justicia», reconocía ayer a este periódico un vecino de la ciudad.

Los agentes al frente del caso tratan de establecer si la acusación que el menor realizó se corresponde con la realidad. Fuentes cercanas al caso señalan que la investigación se halla aun en un estado inicial y que es prematuro obtener conclusiones.

Hasta el momento el Departamento de Educación del Gobierno Vasco y el entorno del balonmano eibarrés, actividad que el chico practicaba, han negado de manera tajante que fuera objeto un acoso sistemático o de agresiones y mofas.

Más casos

La Fiscalía de Menores de Gipuzkoa sigue muy de cerca el desarrollo de este caso. El ministerio público viene mostrando gran sensibilidad ante las situaciones de acoso escolar y las memorias anuales que redacta son una demostración de ello.

En buena medida, esta mayor sensibilidad existe por un hecho muy concreto: el fallecimiento de Jokin Ceberio. Fue un hecho que marcó un antes y un después en la lucha contra el acoso escolar. Jokin tenía 14 años cuando, en septiembre de 2004, se dejó caer de la muralla de Hondarribia. Fue su manera de denunciar el 'bulliyng' que sufría. Aquel dramático episodio conmocionó a la sociedad. La clase educativa y las autoridades adoptaron medidas para evitar que hechos de esta naturaleza se repitieran. Los protocolos que entonces se instauraron han permitido atajar muchos abusos, pero no todos.

Las denuncias por 'bulliyng' entre menores han experimentado en los últimos años un aumento en Gipuzkoa, según se desprende de las memorias de la Fiscalía Provincial del territorio.

En 2012 se contabilizaron nueve casos, aunque un ejercicio más tarde cayeron a cinco. En 2014 volvieron a crecer y se investigaron trece denuncias y el pasado año se contabilizaron 16. Seis de ellas fueron archivadas ya que los autores eran menores de 14 años, por lo que eran inimputables.

Las situaciones de acoso escolar están íntimamente ligadas a los delitos cometidos por menores a través de las nuevas tecnologías. En 2015 se registraron 25 casos. La mayoría fueron por insultos a través de Whasap o Instagram, y consistieron en la divulgación no consentida de fotos en las que aparece la víctima desnuda.

En años anteriores, sin embargo, se han dado episodios todavía más graves, algunos de los cuales desencadenaron incluso tentativas de suicidio. Aun cuando en 2015 no se registró ninguno, la Fiscalía constató en 2014 seis expedientes en los que jóvenes víctimas del acoso manifestaron ideas suicidas o ejecutaron actos autolíticos. El año 2013 fueron dos los intentos registrados.

De los seis de hace dos años, una joven manifestó su voluntad de tirarse a las vías del tren y tuvo que ser sujetada para impedirlo. Otro se hizo cortes superficiales en la muñeca con una cuchilla y no necesitó asistencia médica. Una tercera chica, con un intervalo de 15 días, amenazó en dos ocasiones con quitarse la vida con un cuchillo. Un adolescente se hizo cortes en el cuello también con una cuchilla y se sentó en la ventana con idea de arrojarse al vacío... Las víctimas de 2014 fueron tres varones y tres féminas.

Reacción de Save the Children

Lo ocurrido en Eibar tiene repercusiones fuera de la ciudad armera. Save the Children manifestó ayer su consternación y pidió que el suceso se aclare cuanto antes. «Es hora de que la sociedad se conciencie de que el acoso es violencia, que no es ni una broma ni un juego de niños. Quien lo sufre, sufre muchísimo dolor, un dolor que en las situaciones más extremas termina con la muerte del menor», señaló en un comunicado.

Save the Children pide que se tomen las medidas adecuadas para evitar más casos de violencia contra la infancia y exige al Gobierno Vasco un plan de prevención a niños víctimas de violencia y al Gobierno central, el desarrollo de una estrategia integral que se articule en torno a una Ley Orgánica de Violencia contra la Infancia y trate todos los tipos de violencia que sufren los niños desde una perspectiva multisectorial, con medidas de prevención, detección temprana, intervención y protección.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate