Diario Vasco

La ciencia se gana a los más jóvenes

Uno de los momentos de la demostración en el stand de energías renovables, que daba a conocer cómo optimizar los recursos naturales.
Uno de los momentos de la demostración en el stand de energías renovables, que daba a conocer cómo optimizar los recursos naturales. / USOZ
  • Robots, experimentos, juegos matemáticos y mucho más en la Zientzia Astea, en Donostia

Caras de asombro, de curiosidad, incluso de entusiasmo. Unas expresiones que pocas veces pueden ver sus profesores en clase. Casi un millar de alumnos dejaron ayer las aulas por un día y se acercaron a la Zientzia Astea organizada por la Universidad del País Vasco en el Kursaal, donde pudieron ver, tocar y sentir la ciencia en primera persona. Y les gustó.

A través de quince stands y en turnos de diez minutos, estudiantes de diecisiete colegios de Gipuzkoa descubrieron los misterios de la física y la química, de las energías renovables, de la robótica, de las matemáticas, de la electrónica... «Yo me lo esperaba mucho peor, porque no me va mucho esto de las ciencias, y pensé: '¡menudo rollazo!', pero al final me está gustando», reconocía Eneritz, alumna de 4º de ESO del colegio La Salle Zarautz. Como ella, fueron muchos los que se sorprendieron gratamente, como Nicolás, de SUMMA Aldapeta, que aseguraba que «hay muchas cosas que ver y me está gustando», o Julen y Ramón de La salle Zarautz que pensaban que «iba a ser más aburrido, pero es mucho mejor que estar en clase. Sales fuera y encima aprendes pasándotelo bien».

Todo ello gracias a las explicaciones de los alumnos de distintos grupos de investigación de la universidad, que por unos días abandonan sus proyectos y se dedican a enseñar a los demás el resultado de su trabajo. Como Lía, estudiante de postgrado de la Facultad de Químicas de San Sebastián, que dejaba boquiabiertos a los chavales con algunos de sus experimentos. «Nunca hemos tenido esta oportunidad de enseñar a los demás, así que estamos contentas con la experiencia», confesaba, y a pesar de no tener un público fácil, consiguieron su atención, porque eran «experimentos bonitos y vistosos».

Atentos a todo estaban también los profesores, como Emma y María José de The English School, que visitaban la Zientzia Astea por octavo año consecutivo, y comentaban la importancia de poder poner en práctica lo aprendido en clase. «Esta semana hemos dado las leyes de los gases, pero aquí están viendo cómo funciona de manera práctica. O el concepto de densidad, gracias al experimento con la Coca Cola, ya que la 'light' flota al tener menos azúcar y por tanto menos densidad». Edurne, profesora de física de La Sa-lle Zarautz, valoraba poder «acercarles a la ciencia, a las aplicaciones que tiene en el día a día. Al final en clase con tanta teoría y ejercicios no lo ven, y esto es muy práctico, muy visual para ellos».

Los alumnos, en su mayoría estudiantes de 3º y 4º de ESO, se encuentran además próximos a tomar una de las elecciones que marcarán el devenir de su futuro. «Están en un momento de decisión, de elegir si quieren ir por ciencias o letras, y esto les ayuda», aseguraba Edurne. «Este es un momento clave para la orientación de cara a la universidad. Les gusta el hecho de que quienes les dan las explicaciones son estudiantes, que podrían ser ellos mismos dentro de unos años, y no un profesor más», señalaba Emma, que imparte ciencias sociales de The English School.

Una oportunidad que los jóvenes no quisieron desaprovechar para preguntar a los universitarios por curiosidades científicas, y para interesarse por las diferentes carreras que estaban cursando. «Se nota que la gente sabe y las explicaciones son muy claras», comentaba Estibaliz, alumna del colegio inglés.

Una iniciativa que crece

La Zientzia Astea cumple este año su decimosexta edición. El año pasado visitaron la sede guipuzcoana más de 2.500 alumnos y 1.500 personas en entrada libre. «Y este año esperamos superar ese número porque cada vez es más conocida. Además, muchos colegios repiten porque a los chavales les encanta», asegura Itziar Zubia, responsable de la Zientzia Astea en Gipuzkoa. «El objetivo es que la gente tenga contacto con la ciencia, ya que se puede tocar, se puede probar y de una forma amena pueden adquirir unos conceptos básicos. Y además así se dan cuenta de que en el día a día hay muchas cosas que nos rodean que nacen de la ciencia».

El Kursaal seguirá acogiendo durante hoy y mañana un espacio científico que cuenta, además de los stands, con talleres, concursos matemáticos, excursiones, espectáculos científicos y hasta una sesión de monólogos, música y charlas sobre ciencia. Toda la información se puede consultar en la web www. zien-tzia-astea.eus.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate