Diario Vasco

Un frente frío amenaza con dejar las primeras nieves en Gipuzkoa

Las jornadas de temperaturas agradables que incluso invitaban a ir a la playa tocan a su fin.
Las jornadas de temperaturas agradables que incluso invitaban a ir a la playa tocan a su fin. / AYGÜES
  • Se espera que la borrasca llegue el sábado de madrugada y que la cota de nieve descienda hasta los 600 metros de altitud

El primaveral otoño tiene los días contados. Apenas le quedan 48 horas de vida. El próximo fin semana llega el invierno. Sí, el invierno. Las nubes ocultarán el sol que tanto ha brillado las últimas semanas, las temperaturas experimentarán un brusco descenso y las primeras nieves de la temporada cubrirán las cumbres de Euskadi. Puede incluso que se dejen sentir en cotas más bajas, cercanas a los 600 metros. Esta vez, sin embargo, no parece que vayan a llegar a la costa.

Será el primer zarpazo del invierno. El primer temporal de lluvia, frío y nieve. Y eso que todavía restan casi tres semanas para la llegada de la nueva estación. «Esta vez, parece que el invierno viene adelantado. Por lo general, este tipo de situaciones se suelen dar en la primera o segunda semana de diciembre, allá por el puente de la Constitución. En esta época, lo normal es que sople el viento del sur. Ha habido años en los que hemos tenido sur hasta el día de Santo Tomás», explica Margarita Martín, delegada en el País Vasco de la Agencia Estatal de Meteorología.

La culpable de este repentino cambio del tiempo no es otra que una borrasca situada sobre el Mar del Norte, entre Escocia y Dinamarca. «Esta depresión generará otra secundaria, más pequeña, en Inglaterra, que será la que arrastre el frente frío que nos va a afectar», señala la meteoróloga de Aemet.

Mañana, sin embargo, todavía no se percibirá el cambio y en las horas previas al fin de semana disfrutaremos todavía de temperaturas agradables, con máximas que pueden alcanzar los 20 grados en el litoral, «gracias a los vientos del suroeste que preceden a la entrada del frente frío».

El sábado, el panorama cambia de forma más que notoria. El día amanecerá ya cubierto de nubes y las precipitaciones se dejarán sentir también desde primera hora. «Empezará a llover en Bizkaia y las precipitaciones se extenderán a Gipuzkoa, Álava y también a La Rioja. El temporal no solo afectará al País Vasco, sino a toda la cornisa cantábrica», añade Martín.

Las temperaturas caerán en torno a diez grados respecto a las máximas de mañana y a última hora del día se prevé que nieve a unos 1.200 metros de altitud.

Pero además de frío y lluvia, el frente enviará rachas de viento frío del 'nor-noroeste' que se dejarán notar a lo largo de la mañana y que pueden alcanzar velocidades medias de entre 30 y 40 kilómetros por hora, con rachas de hasta 70 en la costa.En la mar se esperan olas de cuatro metros. «El oleaje vendrá desde Gran Sol», precisa Margarita Martín.

El domingo, la situación se agrava. Las temperaturas irán descendiendo a lo largo de la jornada. Se producirán chubascos, de moderados a fuertes que, además, serán persistentes y pueden llegar acompañados de granizo.

Si todo lo anterior no fuera suficiente, habrá rachas de viento fuertes y en el mar el oleaje puede alcanzar también una altura de cuatro metros. Todo induce a pensar, por lo tanto, que será una jornada desapacible.

Lo más destacado del día, sin embargo, será la nieve. Pueden caer copos por encima de los 600 metros. Las horas más críticas, con las nevadas más intensas, llegarán durante la noche del domingo al lunes.

En las primeras horas de la semana que viene, el centro de la borrasca se posicionará sobre Asturias y Cantabria. «Por lo tanto, la masa fría que acompaña la depresión abarcará todo el Cantábrico, de manera que la cota de nieve bajará todavía más. La temperatura máxima no llegaría a los diez grados en la costa», sostiene la meteoróloga.

Esta circunstancia podría generar serias complicaciones de tráfico en la red viaria de Euskadi y obligaría a poner en marcha a la flota de máquinas quitanieves. En Gipuzkoa, la circulación por el alto de Etzegarate así como por la autovía a Navarra podría verse seriamente alterada.

Más frío

El episodio de mal tiempo continuará el martes. A expensas de la evolución que pueda darse, afirma Martín, todo induce a pensar que la cota de nieve no subirá y se mantendrá en torno a 600 metros.

Y el miércoles podría hacer aún más frío, aunque se espera que la precipitación empiece a disminuir. No obstante, en las horas siguientes podría producirse un entrada de aire atlántico húmedo que, a su vez, daría lugar a un rápido deshielo.

«Estamos ante una situación más propia del mes de diciembre, aunque no hay que olvidar que en noviembre de 1999 también se dio una circunstancia similar», recuerda Margarita Martín. Entonces, el día 21 nevó incluso a nivel del mar. También cayeron algunos copos el día 14, pero esta vez solo fueron en el interior del territorio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate