Diario Vasco

El binomio Aranzadi y Sanidad

El departamento de Micología de la Sociedad de Ciencias Aranzadi cumplió el pasado año el cincuenta aniversario de su constitución. Después de cinco décadas, más de un recolector le debe la vida a hombres como Xabier Laskibar o Pedro María Arrillaga, personas estrechamente vinculadas a la entidad y que durante décadas han desarrollado una encomiable labor científica y divulgativa. Sus asesoramientos han permitido a los profesionales de la medicina aplicar en momentos críticos tratamientos adecuados a quienes habían sufrido intoxicaciones por ingesta de especies tóxicas, algunas de ellas mortales.

La colaboración entre Aranzadi y los profesionales de la Sanidad vasca comenzó en 1979. Fue, lógicamente, a raíz de un envenenamiento. Los médicos creían que el caso se debía a la ingesta de 'Amanita phalloides' y comenzaron a tratarle para contrarrestar los efectos de esta especie, que si no es combatida a tiempo puede causar la muerte. Se dio la circunstancia de que el propio afectado había llevado parte de las setas al hospital, pero los médicos no las conocían. Entonces, llamaron a Aranzadi por si alguno de sus miembros podía identificarlas. Xabier Laskibar subió al hospital y cuando llegó, vio que no era 'A. phalloides', sino otra especie, la 'Armillaria mellea', que consumida poco cocinada puede provocar una sintomatología tardía.

A partir de entonces y ante casos similares, los médicos convinieron en requerir la presencia de un experto y Xabier Laskibar se comprometió a desplazarse cada vez que le llamaran para que el tratamiento fuese el adecuado. Desde entonces, Laskibar y también Pedro María Arrillaga acudieron siempre que fueron requeridos. Incluso, en ocasiones se vieron obligados a ir con el paciente hasta el mismo lugar en el que había recogido la especie venenosa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate