Diario Vasco

Las funerarias no creen que la nueva prohibición vaya a afectar

Los católicos ya no podrán esparcir las cenizas de los difuntos o guardarlas en casa. Hace exactamente una semana que el Vaticano lo prohibió. La Iglesia solo lo permitirá cuando se trate de casos excepcionales o graves, siempre con permiso del obispo. La instrucción 'Ad resurgendum cum Christo', elaborada por la Congregación para la Doctrina de la Fe, fue aprobada el 18 de marzo de este año con el objetivo de regular la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas.

Esta instrucción sustituye a una disposición anterior, que data de 1963. Tras la publicación del nuevo texto, el Papa Bergoglio reafirmó la preferencia de las autoridades eclesiásticas por el enterramiento de los cuerpos en lugar sagrado, por motivos doctrinales y pastorales.

Desde Funeraria Vascongada se muestran «expectantes», aunque no creen que vaya a influir en la tendencia actual de que las incineraciones sean la opción mayoritaria frente a los enterramientos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate