Diario Vasco

FCC, Urbaser y Sacyr lideran las tres candidaturas a explotar la incineradora

Fotomontaje del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa que la Diputación pretende instalar en Zubieta.
Fotomontaje del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa que la Diputación pretende instalar en Zubieta.
  • Ayer finalizó el plazo para presentar ofertas y la previsión de GHK pasa por adjudicar el proyecto a finales de año

Con prórroga de un mes incluida, ayer finalizó el plazo para presentar propuestas para la financiación, construcción y explotación de la incineradora. Según ha podido saber este periódico, los técnicos de Gipuzkoako Hondakinen Kontsortzioa (GHK) analizarán a partir de hoy tres planteamientos antes de adjudicar el proyecto, lo que se espera que suceda los últimos días del año. Los tres han sido presentados por conglomerados de empresas y, tal y como se esperaba, serán gigantes del sector los que los lideren. FCC, Urbaser y Sacyr han conformado sus respectivas UTEs y confeccionado ofertas con las que adjudicarse un contrato para los próximos 35 años.

La primera de las tres ya resultó ganadora del concurso de hace dos legislaturas acompañada por AE&E Inova -adquirida por la japonesa Hitachi- y las locales Altuna y Uria, Murias y Serbitzu. Se espera que también esta vez firmas guipuzcoanas y vascas concurran en alguna de las tres planchas.

La compañía de Esther Koplowitz dispone de más de 200 centros de tratamiento, reciclaje y eliminación que gestionan 20 millones de toneladas anuales de residuos sólidos urbanos. En la actualidad, el grupo opera con instalaciones de valorización energética de residuos en diversos condados del Reino Unido, Austria y España. Este mismo mes se ha adjudicado la gestión y el tratamiento de residuos de las ciudades escocesas de Edimburgo y Midlothian, un contrato valorado en 511 millones de euros y que supone ejecutar una inversión de 161 millones de euros.

Por cercanía, cabe destacar que FCC también participa en la incineradora vizcaína de Zabalgarbi, donde ostenta el 30% del accionariado, siendo el resto de Sener (30%), Kutxabank (5%), la Diputación de Bizkaia (20%), el Ente Vasco de la Energía (10%) y la Mancomunidad de municipios de la margen izquierda (5%).

El segundo jefe de filas de los tres equipos que pujan por el contrato de la incineradora de Zubieta, Urbaser, ha sido hasta este verano filial de la española ACS, pero su dueño, Florentino Pérez, lo ha vendido al grupo chino Ying Zhan Investment por un importe que oscilará entre 1.164 y 1.399 millones de euros.

Urbaser gestiona las incineradoras de Valdemingómez (Madrid) -judicializada por no contar con un informe de impacto ambiental previo a la autorización-, de Son Reus (Baleares) y de Meruelo (Cantabria), además de otras plantas del Reino Unido, Italia y Francia. En 2010, Urbaser ya mostró su predisposición a participar en la puja por construir la incineradora de Zubieta tejiendo una alianza con la guipuzcoana Moyua.

El tercer conglomerado estará liderado por Valoriza, marca que el grupo Sacyr tiene para los servicios medioambientales. Se encarga actualmente de la operación del Centro de Valorización de Residuos Sólidos Urbanos de Mataró, donde comparte UTE con Veolia, líder francesa en tecnología para incineradoras.

Valoriza se encarga de la explotación de la planta de Tratamiento Mecánico Biológico (TMB) de Arraiz, en Bilbao, factor a tener en cuenta ya que en este lote de adjudicación GHK incluye no solo la planta de valorización energética sino también la TMB que le acompañará en los terrenos de Zubieta para hacer el último cribado de la basura con el objetivo de que materiales reciclables no se depositen en la incineradora. Ha conseguido asimismo el contrato de operación de la Planta de Residuos de Construcción y demolición de Vitoria para 15 años.

Se da la circunstancia de que las tres compañías citadas se encuentran en la lista de 39 empresas a las que la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha sancionado por repartirse los clientes y las licitaciones públicas, con multas conjuntas que alcanzan los 98 millones de euros.

La cuenta atrás para la concesión pública de la primera fase del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa arranca, por tanto, hoy con la apertura de los sobres que contienen las ofertas de los tres grupos. La Diputación Foral de Gipuzkoa espera que el gran interés suscitado por el proyecto reduzca considerablemente la cantidad por la cual será finalmente adjudicada. Según el plan de viabilidad preceptivo para publicar los pliegos de licitación, el coste máximo de la construcción ascendería a 217 millones y la explotación costaría 31,6 millones de euros anuales.

En GHK estiman que el estudio de ofertas se alargue por plazo de un mes, y que la adjudicación tarde otro mes. Si las alegaciones entre empresas no alargan el proceso, el contrato definitivo se firmaría a inicios de 2017 y las obras podrían arrancar durante el primer trimestre del año. Plazo límite para terminar las plantas antes del verano de 2019.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate