Diario Vasco

vídeo

La bahía, con txapela de niebla. / UNANUE

Tiempo seco y máximas por encima de los 20 grados para todo el puente

  • Pueden darse nieblas matinales, que ayer no llegaron a disiparse y afectaron a seis vuelos en Hondarribia

Dice el refranero que «Por Todos los Santos, nieve en los altos», pero este 2016 el dicho popular no se va a cumplir, a menos que fallen estrepitosamente los pronósticos meteorológicos, que coinciden en que en el puente que arranca hoy hará 'bueno', si es que por ese calificativo se entiende tiempo seco, bastante soleado y con máximas por encima de los 20 grados. Porque habrá más de uno esperando a que llueva y, de momento, no se avecinan precipitaciones.

El puente festivo estará dominado por el anticiclón continental, así que los días serán muy parecidos, por no decir calcados. «Se puede hablar de persistencia, de estabilidad atmosférica», explica Iñigo Caballero, meteorólogo de la delegación de Aemet en Euskadi. No hará falta el paraguas y lucirá el sol, aunque es más que probable que se formen nieblas a primera hora debido a que tenemos una masa de aire cálido encima y al ser la noche ya larga, las temperaturas de la corteza terrestre disminuyen mucho.

Además de las brumas matinales, ayer se dio otro fenómeno, y es que entró un «débil viento marino» con rachas de norte y nordeste que soplaron a 10-15 kilómetros por hora. Esto hizo que con la humedad se formara una niebla que dificultó sobremanera el tráfico aéreo en el aeropuerto de Hondarribia. De hecho, solo operaron con normalidad el primer vuelo de la mañana a Madrid, porque el avión había dormido en pista, y el de Vueling a Barcelona de la tarde. Otros seis vuelos sufrieron cancelaciones o fueron directamente programados en Pamplona, como el charter de la Real Sociedad.

Para los próximos días, la variación que se prevé es que algunos días llegue a soplar algo de viento sur, como se espera para hoy, «por lo que las máximas pueden rondar los 24 grados en la costa». Mañana el mercurio puede disminuir un par de grados y quedarse en los 22. El domingo y el lunes oscilarán entre los 20 y 21, según prevé el meteorólogo, quien señala que la borrasca que se preveía para el martes se ha alejado, aunque aún quedan muchos días para hacer un pronóstico exacto.

Las mínimas rondarán entre los 8 y 10 grados en la costa, avanza Caballero. «Y no helará en el interior, aunque sí habrá rocío».

Tiempo ideal pues para quienes piensen disfrutar del puente festivo al aire libre, aunque a partir del domingo anochecerá antes ya que a las tres de la madrugada habrá que atrasar los relojes y serán las dos. Eso sí, amanecerá antes.

Un año con retraso

Los mapas que manejan los meteorólogos no anticipan, al menos las próximas jornadas, esos días de noviembre que suelen anticipar el invierno. «Es que este año todo va con retraso. En enero tuvimos días de 15 grados y hasta febrero no llegó el invierno. A la primavera le costó llegar y los días de calor de verano fueron a finales de agosto. La situación de masa de aire que tenemos ahora es más típica de septiembre que de noviembre», explica. Más de un recordará noches de Halloween o visitas al cementerio con botas, gruesos abrigos y paraguas, «tras un día de viento sur otoñal» en casi mangas de camisa.

La escasez de lluvia está también caracterizando estos meses, pero no siempre ha sido así. «El 27 de octubre de 1937 se recogieron 73,3 litros en Hondarribia», recuerda Caballero. Y en 1987, nada menos que 63,7 litros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate