Diario Vasco

«Pedí un mes por una beca de investigación y me lo concedieron»

Además de números, opiniones y pedagogía, la conciliación se refleja en caras. Como la de Yohanna Méndez, responsable del área de Alimentación del supermercado Eroski de Hernani. Consiguió una beca de investigación y «después de compaginar el estudio con mi trabajo, la empresa me concedió un mes sin sueldo en la época de mayor producción, cuando tenía que redactar el trabajo. Yo lo pedí para eso, pero tengo compañeras que lo han aprovechado para cuidar a sus críos o a sus amatxos».

Considera importante «no solo que tú tengas que adecuarte a las necesidades de la empresa, sino que también la tienda, en mi caso, se adecue a nuestras necesidades personales». Pone ejemplos. «Si tengo que llevar al médico a mi hijo -tiene uno de doce años-, puedo cambiar de turno con compañeros. Tengo esa flexibilidad».

Confirma una de las tesis del informe de la UPV referente al tamaño de las compañías. «En los sitios donde he trabajado antes no había la posibilidad de poder cogerte el mes de agosto fiesta para cuidar de tus hijos, o de acceder a excedencias temporales, pero es verdad que no eran negocios del tamaño de Eroski».

Está satisfecha con las medidas que adopta su empresa, pero le da la vuelta al planteamiento y concluye que «lo que falta es incentivación para que esas medidas sean tomadas por los hombres por un tema de corresponsabilidad». Se refiere a la «concienciación» en el seno de la familia ya que «las que piden esos permisos o excedencias son las mujeres».

También invita a pedir información sin complejos. «Cuando quise enterarme de las condiciones, me vino la directora del consejo social a explicarme las opciones. Me sentí abrumada, como si estuviera molestando. Y todo lo contrario. Percibí cercanía».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate