Diario Vasco

La mitad de los conductores cazados son extranjeros

  • Uno de cada cuatro paga la multa de forma voluntaria cuando la recibe en su casa, aunque todavía no existe la vía de embargo

Los radares instalados en las carreteras de Gipuzkoa no discriman a la hora de actuar contra el exceso de velocidad. Sancionan con la misma facilidad a foráneos que a autóctonos. Prueba de ello es que el año pasado casi la mitad de las multas de los radares fijos registradas en Gipuzkoa se impusieron a conductores extranjeros.

Aunque todos estos infractores foráneos recibieron en casa la pertinente notificación, solo el 24% decidió pagar la multa. De momento, la legislación actual no permite el embargo de la cuenta del infractor en su país si se niega al pago. No obstante, se trabaja ya en una directiva europea que permita la vía de apremio para cobrar las sanciones, como se realiza dentro de las fronteras de cada país con los conductores nacionales.

Según los datos de la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco, el año pasado en Euskadi se interpusieron 63.869 multas a conductores extranjeros por exceso de velocidad (62.272 en 2014), lo que supone el 28% de las 228.513 que se registraron. Una cifra que se verá superada a todas luces este año. No solo por el aumento de la circulación de vehículos extranjeros por nuestras carreteras, en torno al 4%, sino porque este año se han incorporado otros once radares fijos más a la red viaria principal, que cuenta ya con 75 dispositivos.

De las 63.869 multas a conductores extranjeros impuestas el año pasado, 61.665 se registraron mediante radar fijo y el resto por radar móvil, según los datos de la Dirección de Tráfico.

Se da la circunstancia de que la mayor proporción de multas a extranjeros captadas por los radares fijos se da en Gipuzkoa, territorio fronterizo y de paso para miles de vehículos con matrículas foráneas. El año pasado supusieron el 46,8% de las 115.542 sanciones registradas por los cinemómetros en Gipuzkoa.

Hasta hace cuatro años, los conductores extranjeros que cometían infracciones por exceso de velocidad se iban de rositas, aunque el radar les hiciera la foto. Los conductores extranjeros infractores solo pagaban la multa cuando los agentes conseguían darles el alto.

Esa situación cambió en 2012. Desde ese año, una empresa contratada por el Gobierno Vasco -entonces no podía acceder como institución a los datos de los infractores- se ocupa de enviar las notificaciones a los hogares de los conductores extranjeros cazados por los radares.

Dinero recaudado

Desde entonces, Tráfico del Gobierno Vasco ha conseguido recaudar parte del montante total de las multas de tráfico de los radares impuestas a conductores extranjeros. El año pasado el valor total de las sanciones a foráneos ascendió a 1.651.700 euros. De esa cantidad se cobraron 406.818,07 euros, es decir, el 24% de los conductores extranjeros que recibieron en casa la notificación pagaron de forma voluntaria la sanción.

De momento, como recuerdan desde Tráfico del Gobierno Vasco, «en el caso de las multas a extranjeros que no se pagan voluntariamente no se puede iniciar un procedimiento por la vía de apremio -embargo-, ya que la legislación actual no lo permite».

Pero Europa avanza en este campo y se trabaja ya en la elaboración de una nueva directiva que incluya esta obligación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate