Diario Vasco

Bidegi reclamará al camionero ebrio el coste de cerrar diez horas la AP-8

vídeo

Punto de la AP-8 en Oiartzun donde el martes tuvo lugar el incendio del camión que colapsó el tráfico en Gipuzkoa. / ARIZMENDI

  • El chófer del vehículo de matrícula extranjera incendiado en Oiartzun deberá abonar además la reparación del asfalto y del muro de protección

La investigación sigue en marcha, pero todavía no han trascendido las causas que originaron el espectacular incendio de un camión en la AP-8, que el martes provocó el caos en las carreteras de Gipuzkoa durante horas y que cerró la autopista completamente. Es más, no se conoce si hubo un accidente previo que causó el incendio o si el fuego se originó de forma fortuita en el remolque cargado de radios para vehículos. «Hay una investigación en marcha», repiten fuentes oficiales consultadas.

Lo que sí está claro es que al camionero, que quintuplicó la tasa de alcohol permitida y resultó ileso, la factura le va a salir cara. Bidegi, la agencia de infraestructuras de la Diputación que gestiona la AP-8, reclamará al chófer -o a su aseguradora- que le abone el coste que le ha supuesto tener cerrada la autopista en ese punto durante cerca de once horas. Además, también tendrá que hacer frente a la reparación del asfaltado que se comió el incendio del camión y al arreglo del muro de hormigón que separa las dos calzadas de la autopista en ese punto, según aseguraron a DV fuentes del Departamento de Infraestructuras Viarias de la Diputación.

En la jornada de ayer, los vehículos que pasaron por la zona del accidente todavía pudieron comprobar cómo se realizaban las labores de reparación en el lugar. De hecho, uno de los carriles en sentido Bilbao estuvo cortado hasta las 13.30 horas, momento en el que finalizaron los trabajos de reparación del muro de hormigón.

El asfaltado de la carretera -el incendio se comió literalmente el firme- finalizó el mismo martes a las 20.00 horas, señalan desde la Diputación.

Con matrícula extranjera

Porque el incendio fue de dimensiones colosales. Según recordaban ayer fuentes de los bomberos del parque de Irun, las labores de extinción del fuego fueron «muy complicadas. Estuvimos diez horas e hicieron falta muchos muchos litros de agua y espuma para apagarlo».

El incendio ocurrió a las 3.15 horas. Por causas que se investigan, un Volvo FH de matrícula extranjera, que transportaba radios para vehículos, prendió fuego cuando circulaba por el carril izquierdo de la AP-8, a altura del kilómetro 11,1, en Oiartzun, en sentido Bilbao. El camionero, que resultó ileso, quintuplicó la tasa de alcohol permitido en el test que le efectuó la Ertzaintza.

Como consecuencia del incendio, que calcinó el camión, la carretera tuvo que ser cortada en su totalidad en ambos sentidos, lo que provocó un caos circulatorio en la circulación de un entorno, el más cercano ala muga, que soporta cada día un importante volumen de tráfico local e internacional. Hubo guipuzcoanos que tardaron tres horas en acudir a su puesto de trabajo, tras quedar atrapados en el atasco.

Ante tal colapso, Bidegi decidió levantar las barreras del peaje de Oiartzun desde las 6.30 hasta las 13.40 horas. La autopista en sentido Bilbao estuvo cerrada desde las 3.26 hasta las 13.33 horas, según concretó ayer la Diputación.

Pasado el caos, Bidegi ha comenzado a hacer cuentas y anuncia que va a reclamar al camionero -a su aseguradora- el coste que le ha supuesto tener la autopista cerrada diez horas y haber levantado las barreras de peaje en Oiartzun. Además, también le reclamará la factura de la reparación del muro de hormigón afectado y del reasfaltado de la carretera que se devoró el incendio.

Desde Bidegi no pudieron ayer concretar a este periódico a cuánto ascendería la factura de la reparación y de la compensación por haber cerrado la autopista a causa del incendio. No obstante, no será pequeña, debido a los miles de vehículos que transitan por este itinerario europeo.

Respecto a la grúa de gran tonelaje que el mismo martes retiró el vehículo pesado de la calzada, desde la Diputación explican que «ese trabajo lo gestionó directamente la aseguradora del camión».

Investigación abierta

Como quiera que el chófer quintuplicó la tasa del alcohol permitida, el incendio del camión le puede salir muy caro. No en vano, la mayoría de compañías aseguradoras reclaman a los asegurados los daños que causan provocados durante una conducción bajo los efectos del alcohol. Eso sí, en este asunto, habrá que determinar las causas del incendio y si el estado de ebriedad del chófer influyó en el suceso o si, por el contrario, fue algo fortuito. La Ertzaintza mantiene abierta la investigación. Tras dar positivo en el test de alcoholemia, el conductor fue detenido por un delito contra la seguridad vial, si bien quedó en libertad a la espera de juicio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate