Diario Vasco

Trámites administrativos retrasan la licitación del Metro en Donostia

Fotomontaje de una boca de Metro junto al Buen Pastor.
Fotomontaje de una boca de Metro junto al Buen Pastor. / ETS
  • El Gobierno Vasco todavía no ha recibido el permiso de la Dirección de Costas ni el informe de patrimonio del Ayuntamiento

La ejecución de la obra de la pasante del Metro por el centro de Donostia sigue 'en capilla'. Con el proyecto constructivo redactado y aprobado desde primavera, la compleja y larga tramitación todavía pendiente ha provocado que la licitación de los trabajos se retrase. Previsiblemente, es necesario que el Ayuntamiento de Donostia remita un informe de patrimonio y que la Dirección de Costas estatal autorice la ocupación de los terrenos, ambos trámites todavía pendientes. Si finalmente la obra sale a concurso antes de final de año, los trabajos no comenzarían hasta mediados del año que viene. Así pues, teniendo en cuenta los cuatro años que tiene por delante la ejecución, las nuevas estaciones del metro -una de ellas a pie de playa- no entrarían en servicio hasta 2021, si no hay sobresaltos en las obras.

Según señalan a DV fuentes de Euskal Trenbide Sarea (ETS), dependiente del Departamento de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno Vasco, en la casa están todavía a la espera de que culminen dos trámites preceptivos para poder licitar los trabajos. «No los hemos recibido», aseguran.

El primero de ellos, el que en teoría iba a estar listo antes, se retrasa. En concreto, falta que el Ayuntamiento de Donostia entregue un informe preceptivo de patrimonio a cargo de todos los departamentos municipales. Este documento se esperaba que estuviera listo para el 15 de septiembre, pero ya estamos en la segunda quincena de octubre y el documento no está en manos de ETS.

Además, todavía queda un segundo trámite que todo indica que requerirá más tiempo que el informe del Ayuntamiento. En ETS están a la espera del permiso de ocupación del dominio público marítimo terrestre a cargo de la Dirección de Costas, dependiente del Ministerio de Agricultura. Este documento permitirá la disponibilidad de los suelos para iniciar las obras. No en vano, el trazado soterrado circula junto a la bahía, con una estación a pie de playa con acceso desde la plaza del actual Hotel de Londres.

Desde ETS confiaban también recibir este permiso en septiembre, pero el trámite se ha alargado. De hecho, el Boletín Oficial de Gipuzkoa del pasado 7 de septiembre recogió la información pública de la solicitud de la Dirección de Infraestructuras del Gobierno Vasco de «adscripción para ocupar terrenos de dominio público marítimo-terrestre» con el objetivo de ejecutar la obra de la pasante soterrada del Metro. Los veinte días para realizar alegaciones han pasado de largo. Entre otros, el movimiento vecinal Satorralaia, contrario al proyecto, ha presentado alegaciones solicitando la «desestimación» de los permisos.

Según señalaron fuentes de ETS, «se está dando una pequeña contradicción porque se está tramitando el permiso a través de la figura legal de la adscripción, que es la que se utiliza cuando necesitas un trozo de costa para una obra como un muelle o una lonja. Pero nosotros no vamos a pedir ningún terreno para nada. El diseño de la pasante hace que no haya ningún elemento emergente porque todo va por debajo del nivel de roca».

Puesta en servicio en 2021

Así pues, la obra de la pasante del Metro sigue a la espera de los preceptivos trámites administrativos. Mientras, los plazos avanzan y el acuerdo entre PNV y PSE para impulsar el Metro en Donostia y que entre en servicio en 2020 será muy difícil de cumplir. El cronograma más optimista, suponiendo que la licitación llegue antes de final de año, sitúa la adjudicación de los trabajos cinco meses después, por lo que la obra no comenzaría antes del verano. Como quiera que se necesitan 48 meses para acometer los trabajos, la puesta en servicio de la pasante del Metro pasaría a mediados de 2021. La inversión prevista es de 165 millones de euros.

Tres estaciones

El proyecto del suburbano por el centro de Donostia consta de un trazado de 4,2 kilómetros dividido en dos tramos: Lugaritz-La Concha y Miraconcha-Morlans. El primero, de unos 2.200 metros de longitud, parte a cien metros de la actual estación de Lugaritz, desde donde desciende hacia el Antiguo para discurrir próximo al ensanche residencial de Benta Berri, donde se construirá la primera estación, y llegar cerca del Palacio de Miramar. El segundo tramo, de 2.000 metros, parte del Palacio de Miramar y discurre casi en paralelo a la línea de costa hasta alcanzar el centro de la ciudad, donde se ubicará la segunda estación proyectada -Centro-La Concha-, a pie de playa. Dispondrá de tres accesos.

El recorrido proyectado prosigue en dirección sur para, una vez sobrepasada la terminal actual, alcanzar la nueva estación de Easo, que será soterrada y pasante, en lugar de la configuración actual, como fondo de saco donde entran y salen los trenes.

Los trabajos comenzarán en tres lugares distintos: en una ladera de la calle Zarautz, a la altura de la plaza Eugenio Imaz; en un solar en el paseo Pío Baroja, junto al polideportivo, y en la ladera existente entre la calle Autonomía y la rotonda de Morlans. En estas zonas, elegidas con el criterio de que los trabajos no molesten a los vecinos, se abrirán los cañones de ataque.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate