Diario Vasco

Las mareas vivas muestran el fondo y ocultan las playas

vídeo

La bajamar abrió un camino terrestre desde Ondarreta hasta la Isla Santa Clara. / IURGI CAMINOS

  • El influjo lunar provoca estos días estampas únicas y extremas en el nivel del mar del litoral vasco

Las mareas vivas del domingo y de la jornada de ayer dejaron tras de sí imágenes poco habituales en la costa. La magia del efecto lunar provocó que en espacio de 12 horas, los arenales de Gipuzkoa desaparecieran devorados por una pleamar que llegó a los 4,77 metros a las 18.09 horas de ayer y que horas antes, a las 11.52 horas, las playas aparecieran más extensas que nunca y mostrasen sus secretos otras veces ocultos bajo las aguas. En Donostia, por ejemplo, ayer casi se podía ir caminando desde Ondarreta a la isla de Santa Clara, con una bajamar de solo 0,28 metros.

En lugares como Irun, a causa de las mareas vivas, se tomaron precauciones en la desembocadura del Bidasoa, donde el agua del río se desbordó en el bidegorri. En el barrio de Behobia, se colocaron las compuertas anti inundaciones, para evitar que el agua entrara en los bajos.

Para hoy, la pleamar será un poco más baja (4,63) y la bajamar subirá un poco (0,32).

La Agencia Vasca de Meteorología, Euskalmet, prevé una jornada bastante nublada, sobre todo en la zona cantábrica, aunque al final de la tarde tenderá a disminuir la nubosidad. Lloverá de forma muy débil en puntos de la vertiente cantábrica, y, en cualquier caso, la lluvia irá remitiendo por la tarde.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate