Diario Vasco

Fallece un vecino de Arrasate por causas naturales al ir a coger setas

Una patrulla de la Ertzaintza que intervino en los hechos abandona la pista que conduce a la zona de Bellotza.
Una patrulla de la Ertzaintza que intervino en los hechos abandona la pista que conduce a la zona de Bellotza. / PEÑALBA
  • La víctima, de 66 años, se encontraba con dos amigos en la zona de Arantzazu cuando sufrió una repentina indisposición

La recogida de setas parece haberse convertido en una actividad de riesgo. Nada menos que tres hombres residentes en Euskadi han perdido la vida en lo que va de mes mientras llevaban a cabo esta tarea o se disponían a realizarla. La última víctima ha sido un vecino de Arrasate que ayer falleció a causa de una indisposición repentina cuando se encontraba con otros dos amigos en Oñati.

Este último caso, según comunicó el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, tuvo lugar poco antes de las nueve de la mañana cuando tres amigos se dirigían a recoger setas en el entorno de un paraje conocido como Bellotza, en las cercanías de Arantzazu.

Al parecer, los tres caminaban en grupo junto a la pista cuando uno de ellos se quedó un poco rezagado como consecuencia de un repentino malestar que le sobrevino.

Los dos amigos, que no se habían percatado de la situación de su compañero, caminaron unos metros sin dar la más mínima importancia al retraso. Sin embargo, al ver que no se incorporaba al grupo echaron la vista atrás y fue cuando le vieron desvanecido en el suelo.

Dado que la víctima no respondía a ningún estímulo, uno de ellos puso los hechos en conocimiento del Centro de Coordinación de Emergencias mediante una llamada efectuada al 112.

Al lugar acudieron sanitarios de una ambulancia, cuyo médico certificó el fallecimiento. También se personaron en la zona, Bomberos del parque de Zubillaga así como una dotación de la Ertzaintza.

Finalmente, la víctima fue trasladada en un furgón fúnebre al Instituto de Medicina Legal de Donostia, donde hoy a primera hora de la mañana se le practicará la autopsia.

El fallecido estaba domiciliado en Arrasate. Fuentes de la localidad cerrajera señalaron que la víctima era José María J.Z. y tenía 66 años de edad.

Con su muerte son ya tres las personas que han perdido la vida este mes, desde que prácticamente arrancó la temporada de setas. El primer fallecimiento se produjo el pasado día 6. Eusebio L.A., de 63 años, vecino del barrio donostiarra de Intxaurrondo, murió en la localidad navarra de Arano, cerca de Goizueta. Aquel día, entrada la tarde, ante la tardanza en regresar y dado que tampoco respondía a las llamadas realizadas a su teléfono móvil, los familiares denunciaron su desaparición y pusieron los hechos en conocimiento de las autoridades. Al día siguiente los equipos de búsqueda localizaron el cadáver en una zona de muy difícil acceso. Las labores de recuperación del cuerpo fueron muy complejas.

La segunda muerte tuvo lugar el martes pasado, en el término municipal de Sarria, en el parque del Gorbea y al igual que sucedió ayer, se debió a causas naturales.

Perdidos en Bianditz

Además, dos personas se perdieron ayer en una zona de monte de Oiar-tzun cuando también buscaban setas. Sobre la dos y media de la tarde, el Centro de Coordinación recibió una llamada en la que una persona alertaba que se había extraviado en la proximidades del alto de Bianditz. El comunicante informó de que se hallaba con su pareja buscando hongos y que en un momento dado ambos se separaron y que no habían podido establecer contacto.

A la zona acudieron efectivos de la Ertzaintza que sobre las tres y cuarto de la tarde lograron localizar a la mujer y una hora más tarde fue hallado el varón. La falta de cobertura telefónica en algunas zonas de este paraje dificultó la localización de ambas personas.

Anoche, efectivos de los bomberos y de la Unidad de Rescate de Montaña de la Ertzaintza salieron en busca de otras dos personas, de 23 y 28 años, que se hallaban perdidas en la zona de Peñas de Aia y que fueron encontradas a las diez de la noche. Fuentes de Seguridad indicaron que los miembros de los grupos de rescate mantuvieron contacto con los extraviados a través de los teléfonos móviles y que acudieron a su encuentro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate