Diario Vasco

Rafa siempre ha sido el mejor paellero

Rafa con el puchero de vainas.
Rafa con el puchero de vainas. / FRAILE
  • Ha pasado de ser un interno de Uri Gain mientras se rehabilitó en Proyecto Hombre a convertirse en el cocinero de la 'familia'

Desde primera hora de la mañana Rafa trajina en la cocina de la hermosa villa situada en la zona alta de la cuesta de Aldakonea de San Sebastián. El menú de la comida del día está compuesto de vainas y un pollo asado que extiende su aroma hasta la zona del salón y que invita a entrar a la casa a los miembros de esta familia peculiar.

«Aquí se come muy bien», coinciden Miguel Ángel, el superior de la orden de los pavonianos y Javier, que ha vuelto a retomar el camino hacia la recuperación total. Rafa sonríe cuando elogian su cocina. Su historia de divorciado y politoxicómano es larga. Empezó hace ocho años. Como ocurre con otros internos, la condición para seguir el tratamiento en Proyecto Hombre pasaba por tener una familia que le respaldara y le acompañara. La suya fueron estos tres religiosos de Uri Gain y el resto de los internos, que suman veinte.

Cuando acabó el duro camino de la desintoxicación y del cambio radical de vida, Rafa acudía todos los sábados a hacer paella, un plato por el que sigue siendo famoso y que es un reclamo para gente que ha pasado por la villa de Aldakonea. Así que los hermanos pavonianos decidieron contratarlo y ahora es el cocinero de la comunidad, tiene novia y reconoce con satisfacción que hace una paella que gusta a todos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate