Diario Vasco

«Está de moda que los tatuajes reflejen la vida y la historia de cada uno»

  • «Palabras de amor, nombres propios, la cara de la amada, demuestran que lo que importa es mostrar sin límite»

Nada de rosas en el hombro, ni tribales en el brazo o lagartijas en el tobillo. Los tatuajes están más de moda que nunca, pero lo que se lleva es tintarse con frases o con lo que el psicólogo Javier Madina, exponer la historia de la vida de uno a través de la piel.

¿Los nuevos tatuajes son también una demostración de que la sociedad es tan exhibicionista como usted defiende?

Las personas te cuentan que ese dibujo que lleva en el bíceps es la cara de su hija, o que lleva la frase que le dijo su novio cuando empezaron a salir, o el nombre de su madre... Al final, esos tatuajes que exhibe te están contando la historia de esa persona que no duda de que su vida te va a interesar. Ocurre lo mismo que con las fotos, el caso es enseñar, mostrar sin ningún pudor lo que es su intimidad familiar o amorosa.

En esto de tatuarse parece que las mujeres y los hombres se han apuntado sin distinción de sexo.

Las mujeres han ganado derechos como no podía ser menos, pero eso también ha supuesto que se sumen a la exhibición y a la falta de pudor. Ha habido una jugadora de fútbol que ha realizado fotos de motu propio bastante íntimas. Esa actitud la comparten otras mujeres y lo mismo ocurre con los tatuajes.

¿El exhibicionismo sin límite de la intimidad aún perjudicando a terceros es una patología?

No, es una forma global de situarse en la vida. Siempre ha existido ese tipo de personas que siempre hablan de sí mismas, el extrovertido, el egocéntrico, el que siempre está dispuesto a contar cosas. Lo que ocurre es que ahora tiene la oportunidad de que todo eso llegue a todas partes. Vamos, la situación ideal de este tipo de personalidades. Otra cosa es que cuando perjudica a terceros lo que está cometiendo es un delito, aunque no me compete a mí determinarlo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate