Diario Vasco

La reducción de la plataforma, a punto de adjudicarse

  • La pista se reducirá en 150 metros por cada extremo, lo que afectará a la operatividad del aeropuerto

El recorte de la pista del aeropuerto de Hondarribia para cumplir con la normativa de seguridad está en marcha. Los trabajos se licitaron en el mes de agosto por parte de AENA y están a punto de ser adjudicados. Está previsto que las máquinas empiecen a trabajar a comienzos de año y que la obra se finalice en agosto, cumpliendo así el plazo de tener la pista recortada antes del 31 de diciembre. El presupuesto de licitación de los trabajos es de 638.886,69 euros.

Una vez terminada la obra de recorte de la pista 150 metros en cada extremo, la plataforma de Hondarribia pasará de tener los 1.750 metros de longitud actuales a 1.470. El proyecto incluye la definición de la nueva geometría de la pista de vuelo y de los nuevos umbrales y extremos desplazados. Así, cada extremo de pista estará dividido en dos parcelas. La primera de ellas, de 60 metros de longitud, se destinará a las franjas de seguridad, mientras que la parcela de 90x90 restante se declarará área de seguridad de extremo de pista (Resa).

Entre los trabajos previstos por Aena, también se llevará a cabo una adecuación del balizamiento de la pista de vuelo a la nueva geometría, eliminación de toda señalización horizontal de la pista de vuelo y pintura para la señalización adecuada a la nueva geometría, y para finalizar, reposición de otros posibles servicios afectados como mangas de viento y estaciones meteorológicas en ambas cabeceras.

Las obras en pista se llevarán a cabo en horario nocturno, no operativo, para evitar afecciones operativas.

Esta remodelación provocará que el aeropuerto pierda un 16% de la operatividad con la que cuenta hoy en día. El CRJ-200 de Air Nostrum -con 50 plazas- que realiza el trayecto entre Hondarribia y Madrid por ejemplo no podrá utilizar el aeródromo. El Airbus 319 de Vueling con 150 plazas podrá seguir operando en Hondarribia pero con «limitaciones de carga, por lo que tendrá que acotar el número de pasajeros», explicaron a este periódico técnicos de Aena. La compañía Vueling ya ha manifestado que estudia abandonar el aeropuerto de Hondarribia por esta limitación.

En cambio, el ATR-72, que cuenta con el 60% de la operatividad de la terminal, no tendrá que soportar limitación alguna.

Iniciativa en el Congreso

Recientemente, la diputada de EH Bildu por Gipuzkoa, Marian Beitialarangoitia, ha presentado en el Congreso una pregunta parlamentaria para su respuesta por escrito sobre las consecuencias del recorte de la pista de Hondarribia. En su escrito, Beitialarrangoitia pregunta al Ministerio de Fomento si «tiene previsto estudiar medidas adicionales para mantener las frecuencias y enlaces de vuelo actuales».

Asimismo, interpela al Ejecutivo para saber si tiene «previsto reunirse para tratar este tema en el comité de coordinación aeroportuaria».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate