Diario Vasco

Los usuarios de residencias pagan una media de 1.000 euros al mes por plaza

  • La cuota que abonan los residentes cubre en torno al 37% del coste de una plaza pública, y el 46% de una privada

Cuando se anuncian cambios en las residencias, al usuario le suelen preocupar dos cosas: cómo va a ser atendido y cuánto va a pagar. La Diputación insistió ayer en que el traspaso de las residencias municipales a manos forales mejorará la atención y no supondrá un mayor desembolso para el residente. De media, una persona atendida en un geriátrico paga 1.000 euros al mes por su plaza. La cuota cubre en torno al 37% del coste de una plaza pública, y el 46% de una privada, según datos extraídos del informe sobre el sector residencial, elaborado por el Centro de Documentación y Estudios SIIS, por encargo de la Diputación.

El sector residencial es un gigante compuesto por 5.389 plazas destinadas a personas mayores, de las cuales el 83% son de responsabilidad pública foral -lo que incluye las de titularidad foral y las concertadas-. La lenta creación de plazas en los últimos años ha chocado de frente con un rápido envejecimiento y una demanda que se ha reactivado después de la crisis, lo que ha obligado a reaccionar a la Diputación que concertará 300 nuevas plazas, dentro de las medidas anunciadas para paliar el impacto del envejecimiento.

La envergadura del sector también se vislumbra en el volumen de trabajadores. Cerca de 4.000 personas están ocupadas, de las cuales casi el 90% son mujeres. Desde 2007, el personal en residencias ha crecido en un 31%, en claro contraste con la caída del conjunto del mercado laboral en Gipuzkoa, cifrada en un 8%. El informe señala que la remuneración media desde el inicio de la crisis se ha incrementado un 10%, hasta alcanzar los 33.729 euros en 2014. El informe del SIIS, y publicado en Behagi, indica que la cifra se sitúa casi un 5% por debajo de la retribución media en Euskadi, aunque ligeramente por encima de la retribución media en el sector servicios.

En ese contexto generalizado de mejora, los incrementos salariales han sido reducidos en los centros públicos, mientras que en los privados han subido de forma significativa, precisa el informe.

58% de financiación pública

La mejora generalizada de la situación salarial y laboral del colectivo ha repercutido con fuerza en el incremento del coste por plaza en Gipuzkoa, que ronda los 80 euros al día (2.480 euros al mes). Los últimos datos correspondientes a 2013 muestran que en Gipuzkoa se destinaron 164,8 millones de euros a este tipo de centros, de los cuales el 58% fueron directamente financiados por las administraciones públicas -en su mayor parte por la Diputación-.

El gasto ha crecido cada año a un ritmo del 10% durante los últimos doce años. A diferencia de lo ocurrido en otros territorios, la mayor parte del incremento se ha debido al aumento de las condiciones salariales (60% del total), frente al 40% restante por la creación de nuevas plazas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate