Diario Vasco

El puesto de paloma sube a 11.000 euros

Dos cazadores, durante una jornada de caza la temporada pasada.
Dos cazadores, durante una jornada de caza la temporada pasada. / LOBO ALTUNA
  • La veda general arranca hoy en Gipuzkoa para los 13.000 cazadores federados

  • El territorio contará este año con casi 4.000 puestos que se distribuyen en unas sesenta líneas que se sortean a diario

Las escopetas ya esperan más relucientes que nunca. El gran día para los cazadores guipuzcoanos ha llegado. Hoy comienza la temporada del pase de las palomas. Miles de aficionados a la caza volverán al monte durante los próximos meses para disfrutar de su pasión. Un año más, la torcaz, la malviz y la becada estarán en el punto de mira de los amantes de la cinegética. La afición en muchos casos llega hasta tal punto que están dispuestos a pagar hasta 11.000 euros por un puesto para toda la temporada en la Parzonería, el único coto que existe en toda Gipuzkoa. Sin duda, este año cotizan al alza.

Los cazadores se muestran entusiasmados con la temporada que comienza a partir de hoy. Tienen un deseo compartido, que sea mejor que los últimos años, «que han sido un poco regulares en cuanto a la cantidad que se ha cazado», comenta Ramón García, secretario técnico de la Federación Guipuzcoana de Caza. «Aunque ya ha llegado algo de paloma, esperemos que a partir de mediados de mes vengan más», recuerda. 13.000 son los cazadores federados en Gipuzkoa y como en temporadas anteriores la veda general que ahora arranca finalizará el próximo 31 de enero.

Como siempre que toca jornada de caza, lo primero que harán los cazadores será mirar hacia el cielo. Según el tiempo, la jornada puede ser un éxito o un rotundo fracaso en algunos de los 4.000 puestos dispuestos para la actividad cinegética esta temporada. «La meteorología es muy importante para la caza», recuerda García. Quien además argumenta que «si el viento sur es fuerte en la costa, los puestos más propicios para la caza suelen ser los de Hondarribia o Pasaia». Por contra, la influencia del viento también se nota cuando no pega del sur. Entonces, los mejores lugares son los que se ubican en «las líneas de paso tradicionales, como pueden ser los de Zegama o Tolosaldea».

García recuerda que en los últimos años la tendencia de la pasa de palomas ha ido variando. El espectáculo que se puede apreciar en el cielo guipuzcoano, con grandes bandos de paloma sobrevolando las ciudades, no es el más apropiado para una jornada de caza. «Ahora, la paloma pasa en grandes golpes, se concentra en pocos días pero pasa mucho y un poco alto. Son días espectaculares para hacer fotos pero que a los cazadores no nos gustan. Antes, la pasa solía ser más progresiva», reconoce García. «Buscamos esos días en los que la paloma puede pasar más cerca y poco a poco», sentencia.

La paloma torcaz, la malviz y la becada son las especies reinas de este temporada. Las dos primeras se capturan en puestos fijos. La becada, a pie, con la ayuda de un perro. Pero la más abundante de todas es la torcaz. Se espera que millones de ejemplares sobrevuelen Gipuzkoa durante las próximas semanas. El principal flujo migracional llegará con la entrada de los primeros temporales que preceden a la irrupción del invierno, cuando el frío comience a apretar en el norte de Europa, previsiblemente a finales de este mes y primeros de noviembre.

Migración

La paloma es un ave que desde primavera hasta el otoño habita en el norte de Europa. En un clima favorable y con suficiente alimento, de marzo a septiembre las parejas se reproducen y sacan adelante a sus crías. La migración otoñal les conduce hasta la Península Ibérica, Extremadura, Portugal y Castilla La Mancha. Algunas inviernan en Madrid, Castilla-León o Salamanca. Los estudios revelan que el 95% de las palomas pasan estos meses donde las temperaturas son más frías en Extremadura y Portugal, donde se alimentan de bellotas.

El sistema de sorteo de Gipuzkoa es diferente al de otras comunidades, donde la gestión se realiza mediante cotos, en donde los cazadores han de pagar en algunos casos importantes sumas. En el territorio, el único coto es el de la Parzonería General, una finca de titularidad compartida por las localidades de Segura, Zerain, Zegama, Idiazabal y las alavesas de Asparrena y San Millán en Álava. En esta zona, la caza se rige de una manera diferente. En este coto, el segundo domingo de septiembre salieron a subasta 49 puestos. De ellos seis quedaron desiertos. El año pasado ese número se quedó en los nueve.

La subasta arrojó de todo. El puesto más caro este año ha sido el de 'Apota 8', por el que se han pagado 11.000 euros. También ha sido muy apreciado el de 'Apota 6', que en la puja llegó hasta los 8.760 euros. Los emplazamientos de la zona de Agiñaran son también muy apreciados. El número 0 se ha cotizado en 8.025 euros. Asimismo, por los puestos 2 y 4 se ha llegado a pagar 6.569 euros por cada uno de ellos. Hasta ahora, el más económico ha sido el de 'Letain 2' que en la subasta apenas llegó a 75 euros.

Este año tampoco se podrá cazar en el monte Ulía. La Federación es la adjudicataria de los 4.000 puestos y delega en las sociedades la gestión de las mismas. La asignación de los puestos se efectúa mediante un sorteo diario -que se realiza tanto la tarde anterior como por la mañana- y cada cazador solo puede acudir a uno. Para ello, se le proporciona una tarjeta que le posibilita el acceso y que es marcada en cada sorteo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate