Diario Vasco

Montserrat Torruella (Presidenta de Inter Sos-Desaparecidos): «La búsqueda de niños y mayores vulnerables tiene que ser inmediata»

Montserrat Torruella, presidenta de Inter-Sos de personas desaparecidas.
Montserrat Torruella, presidenta de Inter-Sos de personas desaparecidas.

Montserrat Torruella es desde el mes de abril la nueva presidenta de Inter-Sos que agrupa a familiares de personas desaparecidas. Afirma que no existe una cifra concreta de desaparecidos en España. «Unos dicen que hay unos 10.000 y otros elevan la cifra a 14.000». Torruella destaca que el entorno familiar vive las ausencias de sus allegados con «gran angustia y desasosiego».

- Somos testigos del revuelo mediático que ha generado la desaparición de Diana Quer ¿Qué opinión le merece?

- Tengo que ser muy prudente. Desde la asociación propugnamos el derecho al olvido, a recuperar una vida cotidiana, normalizada y también incluimos el derecho de la imagen que luego estará en los medios y que no podrá ser borrada. El futuro siempre tiene que ser digno. Nuestra recomendación a las familias es que la cautela en la privacidad y la dignidad se respeten por encima de todo.

- ¿Qué le parece la postura que mantienen los padres?

- Prefiero no pronunciarme sobre este particular. Solo emito la opinión de Inter-Sos.

- ¿Cómo ha de actuar la familia ante un caso de desaparición?

- Es importante que las intervenciones y reacciones se hagan con la mayor serenidad posible. Sería recomendable, primero, buscar en todos los ambientes y entre las amistades. Si es menor, por ejemplo, hay que preguntar si está con alguien de la familia, en la escuela... Y si sigue sin haber señales, hay que poner enseguida la denuncia ante las autoridades.

- ¿Qué es lo primordial?

- Por supuesto, facilitar una descripción física de la persona y dar a conocer sus hábitos. Con todo ello hay que elaborar un perfil y delimitar el entorno donde probablemente pueda estar. Es importante revelar los indicios con toda claridad y con la mayor objetividad posible a las fuerzas que van a investigar el caso. Con este material, la Policía es capaz de descifrar si se trata de una desaparición criminal o sin causa aparente. Según sea una u otra, hay que adoptar unas cautelas determinadas o empezar a hacer una difusión y una búsqueda.

- ¿Cómo ha de comportarse la familia en esos momentos?

- Tanto la familia como el entorno deberían mantener sus hábitos diarios, bien de comidas y descansos. De lo contrario es agotador.

- No será fácil.

- Ciertamente, pero es una recomendación. Si no se tienen fuerzas, no se puede seguir la búsqueda. A pesar de la dificultad, alguien de ese entorno tiene que tutelar esa situación. Y luego hay otro aspecto a tener en cuenta: conviene que las cosas personales no se toquen ya que pueden darnos indicios para su localización.

- ¿La familia ha de denunciar en cuanto tiene las primeras sospechas o esperar las veinticuatro horas de rigor?

- Cuando la familia o el entorno interpone la denuncia es porque algo les ha alertado. Nadie lanza una alerta de estas características sin motivo. Por ello, cuanto antes se inicie la búsqueda, mejores resultados se tienen. Con los actuales medios materiales, las posibilidades de éxito son mayores. Luego, si los desaparecidos pertenecen a colectivos de alta vulnerabilidad, ya sean menores o personas afectadas por alguna enfermedad, la búsqueda tiene que ser inmediata. Las probabilidades de que entren en un estado de riesgo es impredecible, de manera que habría que dar con ellos lo antes posible.

- ¿Y si el desaparecido no estuviera entre los colectivos que ha calificado de vulnerables?

- Si es una persona mayor, adulta, y no hay evidencias de que tenga una necesidad de protección especial, los indicios y la manera en la que ha desaparecido nos pueden dar pistas de si es necesaria una ayuda o no. El conocimiento de los motivos que han provocado la desaparición nos dan la pista de si alguien necesita una ayuda.

- ¿Cómo viven las familias esas situaciones?

- De manera muy complicada. Nos educan para afrontar determinadas situaciones, una enfermedad, un accidente, incluso la muerte de un familiar... pero no para asumir que uno de los nuestros desaparezca. Se produce, por lo tanto, un gran desconcierto. No se entiende que alguien con hábitos responsables y regulares ya no esté. Y ese 'no sabemos donde está' no se entiende y genera un desasosiego. Por ello, es importante que en esos momentos alguien les pueda orientar, ya que una actuación desafortunada puede entorpecer la búsqueda

- ¿Y quién debe asesorarles?

- Debería ser la Policía. Los Mossos tienen psicólogos que atienden a los familiares. También pueden hacerlo personas que hayan vivido situaciones parecidas. Son las que con mayor tacto y sensibilidad podrán acompañarles.

- ¿Hay suficientes ayudas para los familiares de desaparecidos?

- Nosotros, en Cataluña, hemos conseguido que se creara una unidad especial para investigar casos de personas desaparecidas, que está tutelada por los Mossos d'Esquadra. Y desde que se constituyó estamos teniendo mejores resultados. Por de pronto, percibimos que la intervención es más rápida.

- ¿Cree que otros cuerpos deberían tener unidades similares?

- Hace unos años, en el Senado apoyaron la creación de estas unidades en todos los cuerpos. Pero solo me consta que los Mossos la han creado.

- ¿Las policías trabajan de manera coordinada?

- Nosotros seguimos reclamando que haya una vía única de comunicación para que las informaciones fluyan entre las policías y que los familiares puedan conocer si se producen novedades en las investigaciones. Además, como quiera que empezamos también a tener muchas personas desaparecidas en el extranjero, este canal único que pedimos sería todavía más útil. Tenemos en la asociación familiares con desaparecidos en Brasil o Colombia y les estamos ayudando como podemos. Con las tecnologías que hay hoy en día no tendrían que existir problemas.

- Las declaraciones de ausencia y fallecimiento en el caso de personas desaparecidas tienen plazos tasados. ¿Están de acuerdo con ellos?

- El primero es de cinco años y el segundo, de diez. Creo que la Justicia ha de ser lo más objetiva posible, pero dicho esto, pienso que debería examinar caso por caso y pronunciarse de manera individualizada. Muchas familias están pendientes de estas declaraciones para percibir ayudas, incluso pensiones de viudedad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate