Diario Vasco

Abren expediente de expulsión al afgano acusado de la quema de las motos en San Sebastián

  • El investigado fue puesto a disposición judicial la misma tarde del miércoles y quedó en libertad después de que se negara a prestar declaración

El ciudadano afgano que fue detenido el miércoles por su presunta implicación en los incendios de motos registrados los últimos meses en San Sebastián quedó en libertad con cargos. Tras su salida del Juzgado de Guardia de la capital guipuzcoana fue trasladado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía a sus dependencias donde se inició un trámite de expulsión, dado que se encontraba en el país de manera irregular.

Doce horas después de que fuera arrestado y una vez finalizado el atestado policial, el sospechoso fue trasladado desde los calabozos de la Ertzaintza hasta el Palacio de Justicia donostiarra de Atotxa, en cumplimiento de los preceptos legales.

El acusado había sido detenido sobre las cuatro y media de la madrugada, después de que presuntamente diese fuego a tres motocicletas. Dos de ellas permanecían aparcadas en la calle Extremadura, en el barrio de Intxaurrondo. Agentes de la Guardia Municipal donostiarra pudieron identificar al sospechosos y facilitaron su descripción, a la vez que informaron de que el autor se dirigía en bicicleta hacia el barrio de Gros.

A las labores de búsqueda del pirómano se sumaron las patrullas de la Ertzaintza que, a su vez, habían sido alertadas desde el centro de Coordinación de Emergencia. Apenas habían transcurrido unos minutos cuando una de las unidades de la Policía autonómica detectó la presencia del sospechoso que presuntamente acabada de prender fuego a otra moto en la Avenida de Navarra. Los agentes sofocaron el fuego con el extintor de la dotación.

Este lapso de tiempo que los er-tzainas invirtieron en apagar las llamas, permitió al supuesto pirómano alejarse de la zona. La buena suerte que hasta entonces le había acompañado, sin embargo, le dio la espalda cuando poco después se topó con otra patrulla de ertzainas en la calle Bermingham. Los agentes procedieron a su identificación y en su poder hallaron dos mecheros y un bidón con gasolina. El individuo fue más tarde reconocido por los agentes municipales que le vieron huir en Intxaurrondo.

El arrestado fue puesto a media tarde del mismo miércoles a disposición judicial. Asistido por un abogado del turno de oficio, el investigado se negó a prestar declaración. Tras valorar las pruebas y las circunstancias del caso, la Fiscalía decidió no solicitar su ingreso en prisión, de manera que la autoridad judicial decretó su libertad, eso sí con cargos. Al acusado se le imputó un delito de daños por incendio.

El juzgado, asimismo, retuvo el dinero que el acusado llevaba encima, que según fuentes consultadas era suma «considerable». La cantidad se destinará para hacer frente a los daños que sufrieron las motos calcinadas.

Extranjería

Tras su puesta en libertad, agentes del Cuerpo Nacional de Policía de San Sebastián que previamente habían sido informados de la irregularidad administrativa en la que se encontraba el acusado, procedieron a trasladarlo a sus dependencias, donde fue identificado. Una vez cumplimentado este trámite, se incoó el correspondiente expediente administrativo de expulsión. Seguidamente, el hombre abandonó las instalaciones policiales.

El ciudadano afgano, que cuenta con 49 años de edad, además de estar imputado en las quemas de las motos, estaba también siendo investigado por la Ertzaintza por un incendio intencionado registrado a finales de mayo en un piso de la Parte Vieja donostiarra, donde residía de forma ilegal. El fuego se produjo el mismo día en el que el acusado debía abandonar la vivienda, lo que en su momento llevó los investigadores a sospechar que se trataba de una venganza hacia el propietario del piso.

El arresto de este hombre se produjo dos semanas después de que la Ertzaintza imputara a otra persona los incendios de varias motos en la capital guipuzcoana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate