Diario Vasco

Cantabria muestra sus bondades

Óscar Solana elabora uno de los cocktails que se pudieron degustar ayer.
Óscar Solana elabora uno de los cocktails que se pudieron degustar ayer. / LOBO ALTUNA
  • Con el huevo 100% ecológico de la Granja Anero como hilo conductor, se ensalzaron los productos de la tierra

Las bondades gastronómicas de Cantabria quedaron al descubierto ayer en el Kursaal. Antes de entrar en la sala 35, poco podían anticipar la demostración que iban a presenciar minutos después. Un solo producto fue capaz de llevarse todo el protagonismo y demostrar el buen hacer y cariño con el que trabajan en esta tierra que tantos placeres gastronómicos proporciona. El huevo 100% ecológico de la Granja Anero fue el hilo conductor de una cata que ensalzó los productos de la tierra.

La granja avícola Ecológicos Anero se encuentra en el corazón de Cantabria, en la población de Anero. Una extensión de 8.000 metros2 de verde prado en la que no entra ningún producto que no esté certificado como «ecológico», explicaron sus responsables. A partir de ahí los manjares que se pudieron degustar llegaron a ser excelsos.

En cuanto a su alimentación, «esta debe estar compuesta en un 100% de productos de origen ecológico no pudiendo alimentarse con nada que no esté certificado como tal», afirmaron. «El día a día de las gallinas es en la granja es muy tranquila, a las cinco de la mañana se despiertan, a las seis ponen sus huevos y a partir de ahí pastan en libertad durante todo el día», señalaron orgullosos del selecto producto que elaboran con todo el mimo y el cariño del mundo.

El grupo comandado por Floren Buelles, presidentes de Cocineros de Cantabria, elaboró un menú suculento pero con el huevo ecológico como gran protagonista. El festín comenzó con una ensalada de aperitivo con un huevo marinado en anchoa, para continuar con una serie de platos elaborados y pensados por el chef Miguel Angel Rodríguez Gancedo del restaurante Umma de Santander. Mientras que Buelles también sorprendió con la peculiar elaboración que realizó sobre una gilda y finalizó con un tocino de cielo «clásico».

Pero probablemente el toque más especial y vanguardista a esta cata de productos cántabros la dio Óscar Solana con sus cócteles elaborados con huevo y la ginebra Siderit, de Torrelavega. «Con esta demostración lo que quiero es señalar que desde la barra y con el trabajo conjunto de la cocina se pueden hacer grandes cosas. Por eso, es interesante el uso del huevo porque nos puede aportar muchos matices como la textura que nos aporta en muchas ocasiones la clara del huevo», explicó Solana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate