Diario Vasco

Viaje a la esencia de Codorníu

Participantes en la cata de Codorníu huelen uno de los caldos.
Participantes en la cata de Codorníu huelen uno de los caldos. / LOBO ALTUNA
  • Los asistentes a la cata pudieron conocer de primera mano Ars Collecta, el nuevo proyecto del grupo

La esencia de las Bodegas y viñedos Codorníu Raventós salió a relucir con todo su esplendor ayer en San Sebastian Gastronomika. Los responsables de la marca involucraron a los asistentes a la cata 'Los vinos de prestigio del Grupo Codorníu. 10 terroirs, 1 filosofía' a un viaje de sensaciones con el objetivo de «conocer los caminos que ha tomado el grupo en los últimos años».

Dirigido por el sumiller Guillermo Cruz y los responsables de Codorníu Bruno Coloma y Xavi Nolla, los asistentes pudieron degustar ocho caldos que demuestran la variedad de productos que ofrece hoy en día el Grupo Codorníu. Desde hace diez años, el cambio de rumbo de la marca ha llegado a través de «una revolución» desde la llegada del nuevo director general, Xavier Pallés.

El Grupo Codorníu nació en 1551 y hoy en día cuenta con 3.000 hectáreas de viñedo puro donde están intentando «volver a los orígenes». Así, la jornada de ayer sirvió para mostrar esos cambios que lleva introduciendo el grupo estos últimos años con la presentación en primicia en San Sebastian Gastronomika del proyecto Ars Collecta, dirigido desde el Celler Jaume; una microbodega «donde se produjo la primera botella de cava pero que los últimos años estaba en desuso».

Esta cata tan especial y que transportó al público a los diversos viñedos con los que cuenta Codorníu comenzó, como no podía ser de otra manera, con dos cavas de ese proyecto que promete convertirse en emblemático, Ars Collecta. El pistoletazo de salida se dio con un Jaume Codorníu de 2011 DO Cava, que tal y como explicaron sus responsables «tiene uvas de las tres zonas vitícolas con las que cuenta el grupo» para la elaboración de este tipo de productos. «Sus puntos de juventud» fue lo que más ensalzaron los responsables de la marca. Este viaje por los productos emblemáticos de Codorniu prosiguió con un Ars Collecta Codorníu 456 de 2007 DO Cava. Un caldo con uvas de tres parcelas diferentes: La Fideuera, El Tros Nou y la Pleta.

Con el tercer caldo, los responsables de Codorníu quisieron romper totalmente con los dos cavas anteriores y los asistentes a esta cata única pudieron degustar un vino Singular Tempranillo blanco Reserva 2013 DO Rioja, de Bodegas Bilbaínas. «Un vino fácil de entender», de pequeña producción. «De los vinos de esta añada solamente quedan 10 o 12 botellas disponibles, pero además es un vino altamente gastronómico». La cata prosiguió con uno de los primeros vinos que salió de Bodegas Bilbaínas, un caldo que «solo sale en añadas excepcionales». Se trata de un Alto de la Caseta 2012 DO Rioja.

El cambio de tercio llegó de nuevo con un viaje hasta el Priorat. Los asistentes pudieron probar un Callers de Scala dei Masdeu 2013 DOq Priorat. Un caldo elaborado en un pueblo de tan solo treinta habitantes, donde el Grupo Codorníu apostó por «volver a revinificar los viñedos que plantaron los monjes hace ahora cuatrocientos años».

La fiesta continuó por la Ribera del Duero, ya que se pudo degustar un Legavis Calmo 2001 DO Ribera del Duero, mientras que la guinda a este viaje por las esencias del grupo la puso un Blanc de Noirs Reserva 2013 Do Cava de Bodegas Bilbaínas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate