Diario Vasco

Ideas para mitigar el impacto del vertedero de Mutiloa

Un camión entra en la planta de Lurpe (Mutiloa) cargado con residuos industriales.
Un camión entra en la planta de Lurpe (Mutiloa) cargado con residuos industriales. / IÑIGO ROYO
  • GHK valora emplear camiones de mayor tonelaje para reducir la cantidad de tránsitos. La Diputación abordará los planes sugeridos por Ormaiztegi

No hubo pancartas ni estridentes reivindicaciones. Solo planos detallados y trabajadas alternativas presentadas por Ormaiztegi, además del compromiso por parte del departamento de Medio Ambiente de la Diputación para estudiarlas y valorar su viabilidad. El alcalde del municipio, Jon Enrique Galarza (Ormaiztegi Batzen), y el diputado foral del ramo, José Ignacio Asensio (PSE), mantuvieron ayer una reunión para tratar sobre los posibles efectos colaterales que en los vecinos del pueblo tendrá el vertido de 102.000 toneladas de residuos sólidos urbanos en la planta de Lurpe durante los próximos tres años, hasta que entre en funcionamiento la incineradora de Zubieta.

La principal fuente de preocupación de Ormaiztegi reside en el tráfico de camiones que atraviesa el centro del pueblo para dirigirse al vertedero. Su alcalde se presentó ayer al primer contacto oficial que mantenía con el diputado foral -a su vez, presidente de Gipuzkoako Hondakinen Kontsorzioa (GHK)- con los deberes hechos. Planteó posibilidades concretas para desviar los vehículos pesados que carguen con la basura de manera que no transiten por el casco urbano.

Fuentes forales manifestaron tras un encuentro que se prolongó por espacio de dos horas que «el departamento se muestra receptivo a estudiar modos de mitigar las posibles consecuencias de los nuevos usos del vertedero», aunque recordaron que «la problemática planteada viene de antes y no se genera ahora».

La Diputación valorará con la documentación en mano la viabilidad técnica y económica de las distintas soluciones, aunque las mismas fuentes precisaron que «GHK tiene que concretar aún detalles logísticos relativos al número de camiones que acudirán a Lurpe y los horarios de paso». Según fuentes del Consorcio, existe una pretensión de emplear para el servicio de transporte de residuos hasta Mutiloa camiones de mayor tonelaje, para reducir la cantidad de vehículos movilizados. A falta de definir un despliegue, se prevé que sean unos 15 los camiones que diariamente tengan que verter basura en la planta ubicada en Mutiloa.

Hartazgo en Sasieta

Ni el pragmatismo de la reunión, ni su carácter constructivo evitaron que aflorara el «cabreo» de Ormaiztegi en particular y el de la Mancomunidad de Sasieta en general. Su presidente, Aitor Aldasoro, escudó al municipio goierritarra y confesó que «existe un enfado en la comarca porque, otra vez, nos toca recibir toda la basura de Gipuzkoa cuando las directivas europeas subrayan que la del vertedero es la peor de las soluciones. Sin embargo, por no tener los deberes hechos -en alusión a la incineradora- ahora nos toca volver a padecer esta situación». Lo de la reiteración venía a cuento de que el vertedero de Sasieta, en Beasain, también tuvo que acoger los residuos de gran parte del territorio tras los cierres de Urteta (Zarautz) y San Marcos (Errenteria).

Por otra parte, ni compensaciones, ni medidas correctoras van a variar el grado de contestación de Mutiloa, según reiteró ayer su alcalde, Iñaki Ugalde (Mutiloako Herri Kandidatura). La empresa Cespa ya acordó un canon económico con el Ayuntamiento a cambio del depósito de residuos industriales, pero Ugalde matiza, ante la nueva situación, que «eso es precisamente lo que no queremos: una contrapartida. La postura es clara. No queremos que la basura venga aquí», zanjó.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate