Diario Vasco

El super yate de lujo 'A' se pasea por aguas donostiarras tras dejar el puerto de Pasaia

vídeo

El yate de lujo fue una atracción para los vecinos de la zona. Muchos se acercaron al muelle en el que estaba atracado.

  • La embarcación del magnate ruso atracó en el puerto de Getxo

El superyate de lujo 'A' Hamilton, propiedad del multimillonario ruso Andrei Melnichenko, abandonó a media tarde de ayer el puerto de Pasaia, tras una semana amarrado en el muelle del Reloj de Trintxerpe. Su partida se produjo en medio de tanta expectación como la que ha despertado su estancia en la dársena.

Vecinos de toda la bahía se acercaron a las inmediaciones de la bocana para tomar instantáneas de su marcha bajo un cielo gris plomizo que hacía más imponente aún el color blanco de su casco de aluminio, de 119 metros de eslora por 19 de manga. Su diseño, similar al de un submarino futurista, provisto de proa invertida para abrirse paso entre los hielos del Ártico, no dejó indiferente a los curiosos.

    • FotosAsí partió el yate 'A' de Pasaia

    • Un yate de 300 millones de dólares fondea en Burdeos

    • El 'yate A' recala en Pasaia

    • Un yate de 300 millones de dólares fondea en Burdeos

    «Es impresionante y más grande de lo que parecía en el muelle», comentaban quienes se debatían entre confesar que les gustaba o aborrecían el barco ideado por el diseñador francés Philippe Starck.

    La embarcación tenía previsto zarpar la tarde del martes pero, según informó a DV la empresa consignataria Artaza Pasajes, S.A., el capitán se puso en contacto con sus responsables para aplazar 24 horas su salida.

    Finalmente, el 'A' ponía ayer rumbo a Bilbao, donde planea echar amarras. La singladura que ha iniciado le llevará, al parecer, a otros puertos de la cornisa cantábrica a lo largo de los próximos días, como los de Santander y Gijón.

    Pago de tasas

    Su estancia en el puerto pasaitarra se salda con una factura de 7.520 euros en concepto de tasas. Pese a sus dimensiones colosales, la tasa portuaria que se le ha aplicado es la correspondiente a embarcaciones deportivas y de recreo, considerablemente inferior a la que se ven obligados a abonar los buques mercantes y los cruceros, que podría incrementarse en cerca de un 50%. Para calcular la cuantía exacta, se tiene en cuenta la cantidad de metros cuadrados que ocupa en el agua, resultado de multiplicar los metros de eslora por los de manga. El resultado es de 940 euros por cada uno de los ocho días de estancia.

    A esta cantidad habría que sumarle otras tasas de menor cuantía, las denominadas de ayuda a navegación, así como el coste de diversos servicios portuarios que ha requerido, entre los que se incluye el de prácticos y remolcadores.

    El montante final dista mucho de los 300 millones de dólares, alrededor de 230 millones de euros, que el magnate Melinchenko invirtió en 2008 en la construcción del mega yate 'A' Hamilton, cuyo mantenimiento asciende a nada menos que 20 millones de euros anuales.

    Recibe nuestras newsletters en tu email

    Apúntate