Diario Vasco

El éxito del Passion for Knowledge lleva al DIPC a plantearse un festival cada dos años

Pedro Miguel Etxenike, presidente del DIPC; Christophe Rossel, presidente de la EPS; Cristina Uriarte, consejera de Educación, y Ricardo Díez Muiño, director del DIPC.
Pedro Miguel Etxenike, presidente del DIPC; Christophe Rossel, presidente de la EPS; Cristina Uriarte, consejera de Educación, y Ricardo Díez Muiño, director del DIPC. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO UNANUE
  • La Sociedad Europea de Física premió la labor del centro donostiarra en la clausura delfestival, que ha movilizado a más de 4.000 personas

Passion for Knowledge puso fin ayer a cinco intensos días de festival, en los que reunió a cinco premios Nobel y a destacados investigadores de renombre mundial dispuestos a compartir sus conocimientos. El evento, organizado por el Donostia International Physics Center (DIPC), ha movilizado a más de 4.000 personas entre todas las actividades, y ha contado con unos 700 inscritos diarios según su presidente, Pedro Miguel Etxenike.

Conferencias, encuentros, exposiciones, bertsolarismo, mesas redondas y sesiones con estudiantes han conformado un programa que tenía el objetivo de promover la ciencia. Esta cita trienal tuvo tanto éxito en 2013 que superarlo parecía imposible. Pero querer es poder. «Esta edición ha gustado tanto que la gente nos ha pedido que convirtamos el festival en un evento anual», explicó Etxenike, que no descarta un próximo Passion for Knowledge en 2018, es decir, cada dos año de aquí en adelante, en lugar de cada tres. Eso sí, sin renunciar a la esencia del festival, «que quiere ser austero, sencillo y ágil, no burocrático». Subrayó que cada edición «supone un esfuerzo tremendo para una organización tan pequeña como es el DIPC».

La de este año ha sido la tercera edición de una serie de festivales Passion for Knowledge (P4K) y el quinto gran evento de divulgación y comunicación de la ciencia organizado por el DIPC. Aunque el teatro Victoria Eugenia haya sido el marco principal del festival, también hubo actividades en el campus de la UPV y en Bilbao y Burdeos, donde hubo más de 200 personas.

«Gran parte del éxito se debe a la cercanía de los ponentes», aseguró Etxenike. Le gustó especialmente escuchar a cuatro chicas de Arrasate comentar «encantadas» lo cercano y amable que había sido Dudley Herschbach, Nobel de Química en 1986. Los otros cuatro premios Nobel han sido François Englert, Martin Karplus, Claude Cohen-Tannoudji y Klaus von Klitzing.

El presidente del DIPC destacó los encuentros con 700 estudiantes y su sorpresa ante «el alto nivel de las preguntas», así como la «alta implicación de la ciudadanía» y un público «increíble» que lo ha parado por la calle para agradecer su labor.

Premio europeo al DIPC

El presidente de la Sociedad Europea de Física (EPS), Christophe Rossel, fue ayer el encargado de entregar al DIPC un premio por su labor. Etxenike recogió el presente otorgado por esta organización, que agrupa 42 sociedades nacionales de física europeas y a más de 130.000 investigadores. Aseguró que este reconocimiento no podía llegar en mejor momento, puesto que «sirve para mostrar que la ciencia es parte de la cultura, además de ser base del bienestar económico y social a largo plazo».

Destacó la internacionalidad del DIPC, «que abre sus puertas a todo el mundo. Y más que nunca, con Brexit o sin él, a nuestros amigos británicos». El festival se ha consolidado «como un evento de referencia mundial», y el año pasado el DIPC fue citado 11.000 veces. Por último quiso agradecer «a nuestros patronos públicos y privados, y a unos brillantes equipos humanos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate