Diario Vasco

La cocina toma las calles de Donostia

fotogalería

Foto de familia de los chefs y ganadores del concurso que cocinaron ayer en el Kiosko del Boulevard de San Sebastián. / FOTOS: JOSÉ MARI LÓPEZ

  • El evento 'Chef por un día' de San Sebastian Gastronomika celebra su aperitivo más popular

  • Los chefs más representativos de la cocina vasca, turca y húngara cocinan junto a cuatro aficionados en el Kiosko del Boulevard

La XVIII edición del congreso San Sebastian Gastronomika-Basque Country sirvió ayer el aperitivo más gamberro. Los chefs más representativos de la cocina vasca, turca y húngara sacaron a la calle sus elaboraciones más emblemáticas que hicieron las delicias de los que se acercaron hasta el Boulevard de la capital guipuzcoana. Ni la lluvia, que hizo acto de presencia a última hora de la mañana, provocó que los ánimos de los cocineros y público decayeran, convirtiendo al corazón de Donostia en el mejor escaparate de la cocina mundial.

La segunda edición del evento 'Chef por un día', patrocinado por Super Amara, volvió a congregar a un buen número de ciudadanos en torno al conocimiento y a la cocina. Esta vez el emplazamiento fue diferente. Si el año pasado la explanada del Koldo Mitxelena fue el escenario de esta actividad popular, en esta ocasión uno de los emblemas de la ciudad se convirtió en una enorme cocina. Los fogones se encendieron a las doce del mediodía en el Kiosko del Boulevard de San Sebastián, donde los ganadores del sorteo realizado por EL DIARIO VASCO compartieron espacio junto a seis reconocidos cocineros.

El chef irundarra Iñigo Lavado fue el primero en enseñar sus secretos y técnicas a los que se congregaron en torno al quiosco. Junto a él realizaron las labores de pinche dos de las ganadoras del concurso, las donostiarras Loreto Elorza y Maddi Taberna de tan solo once años, que demostró toda su habilidad con los cuchillos. El primer plato que elaboraron fue todo un clásico de la cocina vasca, bacalao al pil-pil, pero con varios secretos y técnicas que les enseñó Lavado. «Nunca he cocinado bacalao», confesaba aún nerviosa antes de comenzar Maddi.

Con la segunda elaboración, Lavado quiso aumentar el nivel de exigencia y elaboró uno de los platos que tiene en la carta de su restaurante de Irun, un tomate relleno de bacalao. El chef guipuzcoano repetía por segundo año en este evento y se sentía «un privilegiado por poder cocinar en este emplazamiento. Muchas gracias por darme esta oportunidad», reconocía ante el público. Junto a él las dos privilegiadas seguían a rajatabla todos los pasos, aunque Maddi reconocía entre sonrisas que lo suyo son más los bizcochos, «es lo que mejor me sale y las pechugas empanadas también me salen bien».

El cocinero mexicano responsable del Txoko de Getaria, Enrique Fleischmann, cogió el testigo sobre los fogones del Kiosko del Boulevard. Con él tuvieron la ocasión de cocinar el bergararra Luis Arruti y la tolosarra Inés Begiristain de diez años. El plato elaborado por ellos subió un poco más el nivel de exigencia. Cocinaron un taco mexicano relleno de pollo y verduras, «con un toque de picante, aunque es una receta sencilla», reconocía el chef. Nada más terminar el plato, Inés se mostraba feliz por la oportunidad que tuvo de cocinar junto a un profesional de los fogones. «Ha sido muy majo y me ha enseñado mucho», reconocía con una sonrisa de oreja a oreja que tardará tiempo en borrarse. Aunque no era la primera vez que cocinaba pollo, nunca había elaborado un taco mexicano por lo que se mostraba encantada de haber «aprendido un poco más».

Para Arruti esta no era la primera vez que se ponía delante de una cocina. Durante años ha trabajado al mando de los fogones y a pesar del público que se congregó en los alrededores del quiosco se mostraba «tranquilo» después de haber cocinado. «Ha sido una receta sencilla, sin grandes complicaciones», señalaba mientras Fleischmann regalaba varios productos a su «amiga» Inés. Entre elaboración y elaboración, los que se acercaron hasta el Boulevard de San Sebastián también pudieron degustar jamón de Lisardo Castro cortado al momento, con un vaso de sidra escanciado desde una kupela de Saizar.

Sabores turcos y húngaros

Tras las elaboraciones más locales, el turno fue para la cocina algo más exótica, representada por los chefs más emblemático de la cocina turca y húngara. Desde Hungría trajeron hasta San Sebastián tanto László Ruprecht como Peter Pataki tres elaboraciones con estofados de verdura. «Es una maravilla poder ver cómo se cocina en otros lugares del mundo», reconocía encantada una señora desde el público.

Los sabores, aromas y texturas magiares inundaron cada rincón del Boulevard de San Sebastián en cuanto ambos chefs comenzaron a cocinar. Pataki mostró toda su destreza a la hora de manipular las verduras e hizo las delicias del público con sus elaboraciones. El chef húngaro se mostró encantado de cocinar delante de la gente y aseguró que entre la cocina húngara y vasca encuentra «muchas similitudes sobre todo por la utilización y el respeto que se hace del producto. Además, nos ha gustado mucho San Sebastián y la vida que hay». Mientras cocinaba realizó un pequeño repaso de la cocina húngara y recalcó que «desde hace dos décadas hemos vuelto a darnos cuenta de la importancia que tiene el producto para la cocina. En tiempos pasados, sobre todo a mediados de la mediados del siglo XX, primó más la cantidad que la calidad pero desde hace unos años nuestra tarea está siendo redescubrir la materia prima que tenemos».

Por último, el turno fue para los chefs de Turquía Deniz Sahin y Cüneyt Asan que han desembarcado en San Sebastián «con todo el amor del mundo». Ambos mostraron sus habilidades culinarias y elaboraron unas unas ciruelas rellenas de arroz y frutos secos, y también varios paltos con cordero, que el público pudo probar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate