Diario Vasco

Aitor y Nerea, una historia de amor

Las tres generaciones reflejadas en este reportaje viven etapas distintas. Aitor, el hijo de Teresa, tiene 43 años y refleja a su manera la historia de Aspace porque fue uno de los pioneros que entraron en la asociación. Puede andar, aunque utiliza silla de ruedas eléctrica para desplazamientos más o menos largos. Practica ciclismo adaptado y no vive con su familia sino con su novia, con Nerea, en uno de los apartamentos adaptados con los que cuenta Aspace, tal y como hacen otras parejas que padecen parálisis cerebral. Son ellos dos los que tienen que organizar su día a día aunque cuentan con ayuda doméstica. Aitor le dedica también tiempo a la asociación, ya que es vocal de su consejo de administración, el único vocal con parálisis cerebral de todo el Estado.

Viven juntos, van al centro de día con sus amigos... Aitor no quiere confesar cuánto tiempo tardó en decirle a su madre que tenía novia, -Teresa está segura de que pasó mucho tiempo-, pero también advierte que Nerea y él han tenido suerte porque no suele ocurrir que las dos familias estén de acuerdo con la relación amorosa de sus hijos. «Hay gente que nos dice que llevamos juntos desde que nacimos», bromea. Se conocieron en Aspace y ahora disfrutan de su vida en común.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate