Diario Vasco

Diputación y Gobierno Vasco chocan en la Mesa de Turismo

El diputado de Turismo, Denis Itxaso, y la directora foral del área, Maite Cruzado, en una reunión de la Mesa de Turismo.
El diputado de Turismo, Denis Itxaso, y la directora foral del área, Maite Cruzado, en una reunión de la Mesa de Turismo. / LUSA
  • La primera chispa saltó cuando Itxaso llevó a la mesa crear un órgano para repartir los eventos

Han bastado cinco meses de vida de la Mesa de Turismo de Gipuzkoa para que la sintonía institucional de formar un «lobby» a favor del territorio comience a emitir las primeras notas discordantes. Las diferencias se han hecho más evidentes con un nuevo desencuentro del Gobierno Vasco a la hora de tratar un punto fuera del orden del día, en concreto la petición a Europa para que garantice el futuro del aeropuerto de Hondarribia. Quizá la cuestión no fue tanto el fondo como las formas lo que hizo que el Ejecutivo autónomo se abstuviera en la votación realizada dentro de un órgano impulsado por el diputado de Turismo de Gipuzkoa. Lakua siempre ha mirado de lejos la iniciativa ya que Euskadi cuenta con su propia mesa donde se reúne el sector. Pero el resultado volvió a dejar palpable unas discrepancias con el sector guipuzcoano, público y privado, que, sin llegar al fuego cruzado, al menos sí parecen destacables.

Al poco de echar a andar la Mesa saltó la primera chispa. La propuesta del diputado de Turismo, el socialista Denis Itxaso, de crear un órgano interinstitucional para que se equilibrara el reparto de congresos públicos originó el primer encontronazo con el Ejecutivo autónomo del PNV, con quien, curiosamente, los socialistas comparten gobierno foral. En una reunión de la Mesa en mayo, Itxaso volvió a sacar la propuesta a relucir. La directora de Turismo del Gobierno Vasco, Mertxe Garmendia, no se anduvo con medias tintas y mostró su rechazo. La confrontación de opiniones fue manifiesta y ha dado para un rifirrafe político con varias idas y venidas.

Itxaso, junto con el concejal donostiarra del área, Ernesto Gasco, libran su propia batalla para que el territorio no salga perdiendo respecto a Bizkaia a la hora de organizar eventos que estén apoyados económicamente por la Administración pública. Se aferran a los datos del estudio encargado por el Ayuntamiento en el que se concluyó que seis de cada diez eventos organizados por el Gobierno Vasco van a parar a Bilbao, por el 26% a Donostia. Cuando la iniciativa es privada, la capital guipuzcoana sale ganando (42%).

Lakua no da por buenos esos datos e insiste en que se mezclan congresos, con eventos y reuniones de trabajo. A los socialistas guipuzcoanos les acusa de generar «polémicas artificiales». La dirección de Turismo ha defendido desde el primer asalto que ya existe un foro propio para debatir asuntos sobre turismo que es la Mesa de Turismo de Euskadi. La discusión sumó un tercer interlocutor. El pacto del PNV con EH Bildu para salvar la Ley de Turismo incluyó este punto para desbloquear el acuerdo a tiempo, antes de que empezara a escocer políticamente.

Tras el parón del verano, esta semana tocaba volver a sentarse en torno a la mesa para celebrar las cifras de récord de la temporada alta. Una cita de rutina hasta que saltó la sorpresa. Fuera del orden del día, la Diputación propuso votar un manifiesto a favor del aeropuerto de Hondarribia y una petición expresa a las instituciones europeas para que apoyen el futuro de la pista, ahora que está abocada a un recorte por cuestiones de seguridad, que reducirá también su operatividad.

El Gobierno Vasco no vio oportuno que se tratara este punto sin previo aviso, no tanto por no compartir la reclamación, sino porque recordó que la Mesa no tiene competencias en la materia. La representante del Ejecutivo, Mertxe Garmendia, marcó distancias, como ya hizo con los congresos, un 'déjà vu'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate