Diario Vasco
Elena Cattaneo, ayer en San Sebastián.
Elena Cattaneo, ayer en San Sebastián. / USOZ

Elenna Cattaneo: «Lo ético es usar las células madre embrionarias, lo no ético sería no utilizarlas»

  • Elenna Cattaneo (Investigadora experta en células madre), Ha traído a Passion for Knowledge sus historias sobre células madre, libertad y la ciencia, «un territorio libre en el que cualquiera puede entrar»

Habla sobre células madre y enfermedades, sobre ciencia, desiertos, esperanzas y libertad. Dirige el laboratorio de Biología de Células Madre y Farmacología de enfermedades neurodegenerativas de la Universidad de Milán, donde investiga la enfermedad de Huntington. También es senadora vitalicia en Italia. Se emociona cuando recuerda a Franco Fiorini, una persona a la que no llegó a conocer en vida, un hombre libre que fue científico sin serlo.

- ¿Quién es Franco Fiorini?

- Yo no lo conocía y entró en mi vida en mayo de este año. Un día recibí un correo electrónico de un abogado de Bolonia que me decía que Franco Fiorini me había nombrado heredera. Al principio pensé que era una broma pero luego vi que era todo cierto. Fiorini era un hombre que murió con 62 años de poliomelitis y que en marzo escribió un testamento de tres páginas en el que incluyó una frase en la que decía que me dejaba todos sus bienes.

- ¿Para qué?

- Para utilizarlos en investigación de la forma en que yo quisiera. Ahora yo tengo la llave de la casa de Fiorini porque dejó a mi nombre todos sus bienes mobiliarios e inmobiliarios, que suman más de un millón de euros.

- ¿Cómo era él?

- Podía haberme llamado por teléfono para conocerme y ver si yo era la persona adecuada, pero no lo hizo. Era una persona muy parsimoniosa que tenía alrededor de cinco mil libros en su casa sobre política, filosofía y ciencia. Apenas salía de casa pero estaba al corriente de todo lo que pasaba en Italia.

- ¿Por qué a usted?

- No lo sé muy bien. Igual seguía lo que yo estaba haciendo.

- ¿Qué va a hacer con el dinero?

- Quiero encontrar a gente joven, brillante y con ideas que tenga dificultades para llevar a cabo sus investigaciones y poderlos ayudar.

- Me ha parecido que se ha emocionado hablando de Franco Fiorini.

- Sí. Tengo una foto de él en mi móvil, luego se la enseño.

- ¿Los investigadores que trabajan para curar enfermedades se emocionan al pensar en los enfermos?

- Por supuesto. Trabajamos para ellos y con ellos, estamos continuamente con ellos y les llamamos por teléfono. Vivimos en el mismo planeta. No puedo imaginarme la posibilidad de no involucrarme con los enfermos. Yo comprendo que los médicos y los investigadores están ocupados cada uno en su área, que no tienen tiempo, pero hay que tener en cuenta que los enfermos necesitan comprensión. Cuando tú tienes una enfermedad estás asustado y necesitas que te comprendan. Ellos no deberían sentirse sin esperanzas, tenemos que pensar en cómo darles dignidad y cómo ofrecerles esperanza.

- ¿No cree que tenemos demasiadas esperanzas con los avances en la investigación de células madre?

- Las células madre no son la solución a todo. Hay alrededor de 30.000 enfermedades y de momento solo se pueden utilizar para tres o cuatro de ellas, sobre todo para enfermedades relacionadas con los ojos y la piel, aunque también hay investigaciones importantes relacionadas con la enfermedad de Parkinson. Afortunadamente en ciencia hay muchas más estrategias y no debemos dar esperanzas de que todo se va a solucionar con las células madre.

- Usted investiga la enfermedad de Huntington

- Hemos encontrado una molécula que imita al gen que genera esta enfermedad. Esta molécula se pega al gen y es capaz de silenciarlo para que no se exprese.

- ¿Los avances de la ciencia van más lentos que la esperanza de los enfermos?

- La investigación se toma el tiempo necesario para demostrar lo que están confirmando las investigaciones. Tiene que ser algo sólido y válido para que se pueda ofrecer a la sociedad. En realidad la ciencia va muy rápida pero se necesitan muchos experimentos para confirmar las evidencias. No le puedes prometer nada a la persona que está enferma, lo único que le puedes prometer es la intensidad con la que tú vas a trabajar para encontrar una cura, pero no le puedes prometer cuál va a ser el resultado porque tienes que tener en cuenta que va a haber muchas dificultades y que existe el riesgo de fallar.

- Hay quien promete mucho más. ¿Con la excusa de las células madre se están ofreciendo muchas terapias fraudulentas?

- Estas terapias son muy peligrosas. Yo tengo identificadas quinientas entidades que las practican y es responsabilidad de los gobiernos no ofrecer estos tratamientos a los ciudadanos. Por lo menos deberían informar a la gente de los riesgos que corre y luego cada uno es libre de decidir lo que quiere hacer.

- ¿Qué peligros pueden correr?

- No solo es que vayas a perder dinero, sino que pones en peligro tu salud. Hoy en día existe el llamado turismo de las células madre. Un ejemplo es el de una señora de California que se quería hacer un tratamiento de estética en la cara. Fue a una clínica y le trasplantaron unas células provenientes del estroma. Al poco tiempo se dio cuenta de que algo le hacía clic en la cara y cuando la analizaron vieron que se estaban formando huesos a partir de las células trasplantadas. Los riesgos son reales y las ventajas no están demostradas.

- ¿Trabajar con células madre embrionarias supone matar muchas vidas potenciales?

- Hay un excedente de células embrionarias que pueden ser utilizadas para la investigación y que vienen de antes, no es que las obtengamos ahora. Por otra parte, muchos países como Inglaterra y Bélgica, que viniendo yo de Italia no diría que son inmorales, consideran que no hay nada de inmoral en ello.

- ¿Es ético usar estas células madre?

- Lo ético es usarlas, lo no ético sería no hacer nada. En Italia, según la ley, no puedes extraer células madre pero sí puedes importarlas de otros países en los que está permitido. Si es inmoral en Italia, ¿por qué la ley permite importar esas células madre? ¿Por qué estamos dando a la gente la esperanza de que estas investigaciones van a traer su curación si realmente pensamos que es inmoral? La investigación en la enfermedad de Parkinson está muy avanzada. ¿Quién va a negar a los enfermos su curación?

- ¿Dónde están los límites éticos a la hora de encontrar remedios que salven la vida de millones de personas?

- La ciencia debería ser siempre totalmente transparente, trabajar con honestidad y sin enfatizar los resultados. Como científica yo no veo límites éticos ni quiero tenerlos, el único límite sería no hacer daño a nadie, eso no lo puedes permitir. Es una cuestión de asumir responsabilidades, yo quiero ser totalmente libre para poder investigar dentro de mis posibilidades. Cuando pensemos en las aplicaciones de esas investigaciones ya hablaremos de ello si hay algún problema. La ciencia ya tiene bastantes límites con lo desconocido.

- En su conferencia en Passion for Knowledge usted equipara las palabras ciencia y libertad.

- Yo utilizo la imagen de un desierto, que para mí describe lo que es la ciencia porque sus características tienen mucho que ver con la investigación científica.

- ¿Cómo es ese desierto?

- Es inmenso, un territorio libre en el que cualquiera puede entrar, puedes ir a cualquier sitio y tienes que tomar las decisiones de hacia dónde quieres ir. También te puedes sentir cansada y sola pero si estás en un desierto lleno de gente eso quiere decir que no has avanzado mucho en el conocimiento, en cambio si estás sola o ves que alrededor hay muy poca gente eso significa que has avanzado mucho y que estás arriesgando, que estás en la frontera y tienes que desarrollar el coraje necesario para ser capaz de llegar hasta allá. Para mí el desierto es el territorio de la libertad, y la libertad es muy importante.

- Se me ocurre que junto a la palabra ciencia también podría poner el nombre de Franco Fiorini.

- Él también es un caso de libertad. Utilizaba internet y los libros para encontrarla y aquel era su desierto, el lugar donde investigaba.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate