Diario Vasco

Un nuevo piso en Donostia dará cobijo a familiares de enfermos de cáncer

Fernando Pesquera, Presidente de la Aecc de Gipuzkoa, presentó ayer el nuevo piso en Donostia.
Fernando Pesquera, Presidente de la Aecc de Gipuzkoa, presentó ayer el nuevo piso en Donostia. / LOBO
  • Acogerá a parientes de pacientes de larga duración que vengan de Bizkaia, Álava y comarcas lejanas de Gipuzkoa, y será totalmente gratuito

Hace aproximadamente un año desde que los transplantes de médula de enfermos oncológicos de toda Euskadi se centralizaron en el Hospital Universitario de Donostia, donde realizan unas cien intervenciones al año. Desde entonces no se realizan este tipo de cirugías en Bizkaia ni Álava. Dado que los afectados por este cáncer permanecen ingresados de uno a dos meses, los familiares de los pacientes se ven obligados a alquilar una vivienda en San Sebastián para acompañarlos.

Esta necesidad empujó a la Asociación Contra el Cáncer de Gipuzkoa a solicitar al Gobierno Vasco un piso de acogida para estos parientes. Hasta hace poco «se tenían que buscar la vida por su cuenta, afrontado gastos muy elevados», aseguró ayer Fernando Pesquera, presidente de la Aecc de Gipuzkoa, durante la presentación del nuevo piso en el barrio donostiarra de Riberas del Loyola. La vivienda está a disposición de cualquier paciente oncológico de larga duración y sus familiares, procedentes de Álava, Bizkaia o de las comarcas guipuzcoanas más lejanas a la capital.

Es el único piso de acogida que la asociación ha habilitado en Euskadi, aunque el pasado mes de mayo Aspanogi (Asociación de Padres de Niños Oncológicos de Gipuzkoa) inauguró otro para padres de niños en tratamiento del territorio, en el barrio donostiarra de Morlans.

El servicio será totalmente gratuito, aunque se tendrán en cuenta el orden de solicitud, los ingresos económicos de la familia y la distancia entre la residencia habitual y la capital guipuzcoana para acceder al servicio. La vivienda cuenta con tres habitaciones -de dos camas cada una- dos baños, una cocina y una sala. La asociación tiene la impresión de que «el piso se va a quedar corto», afirmó Pesquera, por lo que baraja la posibilidad de habilitar un nuevo piso en un futuro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate