Diario Vasco
Fallece un vecino de Usurbil tras perder el control de su turismo
/ Bomberos de Donostia.

Fallece un vecino de Usurbil tras perder el control de su turismo

  • La víctima, de 34 años, quedó atrapada dentro del vehículo y fue rescatada por los bomberos de San Sebastián

Las carreteras de Gipuzkoa volvieron a teñirse de sangre. Lo hicieron solo tres días después de que un vecino de Errenteria de 38 años perdiese la vida en un accidente de moto. Ayer se repitió la tragedia. La víctima fue un varón de 34 años, domiciliado en Usurbil. El coche que conducía se salió de la carretera en Donostia y una valla de protección atravesó el habitáculo del vehículo como si fuese un ariete. Con este fallecimiento son ya nueve las personas que han muerto este año en Gipuzkoa.

El último accidente mortal sucedió hacia el mediodía. El Opel Astra del fallecido circulaba por la carretera GI-11, en el tramo de incorporación hacia Lasarte-Oria y la rotonda que da acceso a Belartza, tras dejar atrás la variante donostiarra.

En circunstancias que la Ertzaintza investiga, el conductor perdió el control del turismo que se salió de la carretera y se estrelló contra la valla de protección situada en el lado izquierdo.

Dada la violencia del impacto, una parte de la estructura metálica penetró por la parte frontal izquierda del coche y tras atravesar la zona reservada al copiloto, salió por una de las ventanillas.

A consecuencia del impacto, el conductor sufrió lesiones de extrema gravedad. Los servicios sanitarios desplazados al lugar nada pudieron hacer por salvar su vida.

El cadáver quedó atrapado en el interior del vehículo, por lo que fue necesaria la presencia de bomberos de Donostia. Tres vehículos del parque se desplazaron al lugar y lograron recuperar el cuerpo del fallecido que a continuación fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Donostia, para serle practicada la autopsia.

Testigos

Agentes de la Unidad de Tráfico de Gipuzkoa se personaron en el lugar, donde completaron las primeras diligencias encaminadas a determinar la causa del siniestro. En este sentido, la Ertzaintza solicita testigos para su esclarecimiento. Si alguna persona presenció el suceso puede ponerse en contacto con la Sección de Atestados llamando al teléfono 943 53 91 25.

El automovilista fallecido vivía en Usurbil y, al parecer, en el momento del suceso se dirigía a esta localidad. Se trataba de Jon A., residente en el barrio de Aginaga.

Con su muerte, son ya nueve las personas que este año han perdido la vida en la carreteras de Gipuzkoa. Dos de ellas eran motoristas. Una murió en julio, en la autovía A-15 a su paso por Hernani. La víctima era un joven donostiarra de 24 años. Tan solo un mes antes, otro motorista falleció tras colisionar contra una farola unos metros antes de la rotonda situada en el barrio de Herrera. Se trataba de un hombre de 54 años, domiciliado en Pasaia.

Al margen de estos accidentes y exceptuando el mortal de ayer, seis automovilistas han fallecido en cinco percances. Los siniestros se produjeron en Deba, Elgoibar, Donostia e Irun. El más trágico tuvo lugar en esta última localidad. Un hombre de 75 años y su esposa de 71 murieron tras una colisión frontal. En el mismo vehículo viajaba la nieta del matrimonio, que resultó ilesa.

Además, otras cuatro personas residentes en Gipuzkoa han muerto en accidentes que tuvieron lugar fuera del territorio. Las dos últimas víctimas perdieron la vida en la localidad alavesa de Iruña de Oca. Ambas viajaban en el mismo turismo que se salió de la calzada. Los fallecidos eran un vecino de Tolosa y un beasaindarra residente en Hendaia.

Las otras dos guipuzcoanas muertas eran una joven de 26 años que fue atropellado en Madrid, y una hernaniarra de 18 años, fallecida en Burgos.

El pasado año, las carreteras del territorio guipuzcoano cerraron el ejercicio con 31 fallecidos, el peor balance desde 2009. En 2015, por estas fechas se llevaban contabilizados nada menos que veintiocho fallecidos. Solo en un siniestro hubo cuatro fallecidos.